Fernández Alvariño: «Galicia no debería tener más de cuatro cámaras de comercio»

El responsable de la patronal gallega sostiene que ya hay crédito en el mercado, y da su apoyo explícito a Juan Rosell

Alvariño ha sido nombrado esta semana vocal de la CEOE en la nueva comisión nacional de cámaras de comercio.
Alvariño ha sido nombrado esta semana vocal de la CEOE en la nueva comisión nacional de cámaras de comercio.

redacción / la voz

Desde esta semana, José Manuel Fernández Alvariño es vocal de la CEOE en la nueva comisión de cámaras de comercio de España. Llega a ese lugar en un momento crucial para esos organismos, ahogados por deudas muchos de ellos y con su viabilidad en el aire. Pero el momento también es clave dentro de la propia CEOE, con elecciones dentro de apenas un mes.

-De entrada, ¿qué hacemos con las cámaras de comercio? ¿No sobran?

-Nosotros tenemos una muy buena relación en Galicia con ellas, cada uno tiene su función, y las cámaras lo que tienen que hacer es adecuarse a ella. No voy a decir lo que deben hacer, no son mis enemigas, simplemente tenemos que complementarnos

-Pero, estando en un momento de ahorro, ajustes, eficiencia... ¿Tienen sentido asociaciones de empresarios, confederaciones, cámaras...?

-Hay que meditar bien el tema. Hay que coordinarse y la Administración tiene que decirnos también qué es lo que quieren. Yo lo que propongo es que haya una cámara por provincia, que pasemos en Galicia de 9 a 4, que no haya más, y dentro, una coordinación con cada asociación empresarial. Todo puede ser complementario.

-¿Y es viable hacerlo?

-Con coordinación, entiendo que no debería haber problemas.

-Ya que habla de problemas. ¿Cuál es el más gordo que tiene encima el empresariado gallego?

-La primera preocupación es la contratación: contratar, contratar y contratar. Porque si integramos a esos más de 200.000 parados habrá más consumo. Y se contrata con más empresas, y eso se hace con más financiación, y ahora sí parece que la banca está en disposición de prestar. La banca ya puede ofertar, pero el palo que nos han dado en el pasado ha sido tan grande, que hay desconfianza en el empresariado...

-Así que la banca ya presta...

-Algún tipo de banca. Hay tres o cuatro que se están portando en Galicia.

-¿Cuáles son?

-Los bancos que todo el mundo ya sabe. Si haces un sondeo por la calle, te lo van a decir. Nosotros apoyamos el plan de Castellano para Novagalicia, eso está solventado, y hay otra serie de bancos que también están apostando por Galicia, por los empresarios. Porque la contratación no viene por una orden ministerial, te puede ayudar, pero quien contrata es el empresario, y eso lo hace creando o ampliando empresas.

-¿Y suprimiendo la diferencia entre contrato temporal e indefinido, que parece que Europa aprieta con ello?

-Ahora hay decenas de formas de contratos. Hay que sintetizar en 2, 3, 4 formas de contrato muy claras. Y habría que acercar los dos modelos. Pasar del «yo soy temporal», «yo soy indefinido», al «yo estoy contratado».

-Y otra reforma, laboral, que en la CEOE insisten en ello...

-La actual fue buena porque se movió algo, pero para mí se quedó corta, ha de haber más flexibilidad. Hay que ser imaginativos.

-¿La recuperación se sostiene o está cogida con pinzas?

-Esperemos que no sea circunstancial. Decimos que España va a crecer, hay coincidencia en todos los analistas, y Galicia incluso algo más, pero también hay circunstancias exógenas que pueden influir: Italia que se cae, Alemania que no acaba de tirar... Si eso se normaliza veo una perspectiva clara de optimismo.

-En un mes tienen elecciones en la CEOE. ¿A quien apoya el presidente de la patronal gallega?

-[Silencio] Mi voto será para Juan Rosell, ha hecho un trabajo increíble durante estos años, limitando mandatos, como yo quiero. Pero daré libertad total de voto en la CEG.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Fernández Alvariño: «Galicia no debería tener más de cuatro cámaras de comercio»