¿Existen los «monstruos marinos»?

La última campaña de Greenpeace en el ámbito pesquero, «barcos monstruosos», señala con el dedo a 20 buques, entre los que hay cinco españoles, tres de ellos gallegos, de estar agotando los océanos


Redacción / La Voz

La respuesta por parte de los armadores no se ha hecho esperar. Acusan a los ecologistas de falta de rigor y de criminalizar sin razón a la flota «más controlada del mundo».

Los «monster boats»: 20 barcos que son «lo peor de lo peor»

Son «lo peor de lo peor», un ejemplo de «los barcos más destructivos y voraces que hay» ¿Por qué? Porque o bien pescan más de 170 toneladas al día, tienen una capacidad de carga de más de 2.000 toneladas, su bodega supera los 3.700 metros cúbicos o el motor tiene más de 5.000 kilovatios de potencia; bien emplean un método de pesca que tiene un impacto significativo sobre el hábitat marino o el peso de las capturas accidentales es más del 20 % de las totales; o bien pertenecen a una empresa que está expandiendo de forma desmesurada su flota. Esos son los tres criterios básicos que Greenpeace ha aplicado a los buques comunitarios para seleccionar a los 20 monstruos marinos, una lista en la que se avistan once banderas distintas y en cinco casos ondea la española: tres atuneros vascos -uno con base en Ribeira- y dos arrastreros de fondo gallegos.

Los ecologistas sostienen que esos pesqueros deben ser retirados de los mares para acabar con el problema de sobrecapacidad de la flota en Europa y, en consecuencia, paliar la sobrepesca en todo el mundo. «Los países europeos, especialmente España, tienen una capacidad de pesca superior a lo que los océanos pueden asumir, y la única solución es recortar la flota» y hacer desaparecer estas embarcaciones, que son «las más dañinas», apuntan desde Greenpeace.

Eliminar los monsters boats y apoyar en su lugar a los pescadores sostenibles. Y para los ecologistas está bien claro quienes son estos últimos. Les ponen cara en su página web, donde han iniciado una recogida de firmas en contra de los monstruos marinos que ha elegido. Se llaman Beiauea Kataunati, de Kiribati, o Mykonos Spyri, que vive en Grecia, Hanöbukten Bengt Larsson, que pesca en Suecia o Pedro «Flechero», cuyo barco tiene base en Cantabria. Es decir, la pesca artesanal es la 100 % sostenible y, por eso, piden a los ministros de Pesca de la UE que, además de luchar contra los barcos monstruosos, distribuyan las posibilidades de pesca a las empresas y autónomos a nivel nacional y que tengan en cuenta los criterios sociales y medioambientales a la hora de hacer el reparto.

«Monstruosas falsedades» contra la flota más controlada del mundo

La patronal pesquera niega que existan los «monstruos marinos» en la actividad pesquera. Y cuenta con la certificación del Gobierno español, que se apresuró a rechazar el informe de Greenpeace por su «falta de rigor sobre la realidad de la flota española». Para el Ministerio de Agricultura, los ecologistas atacan a la flota «más controlada y regulada», como es la de la UE, y obvian el auténtico problema, «que se focaliza en algunos barcos de terceros países que practican sistemáticamente la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada».

Cepesca replica a las «monstruosas falsedades» explicando que, como en el chascarrillo, el tamaño no es lo que importa. Que la dimensión del buque es irrelevante para evaluar el impacto de su actividad sobre las poblaciones de peces y el ecosistema, dado que la cantidad que capturan es la que se marca a partir de estudios científicos sobre su estado biológico y la vulnerabilidad del hábitat en los organismos internacionales. Y si son más grandes es porque incorporan espacios y líneas para procesar, congelar y almacenar a bordo, además de ser habitables y lo más cómodos posible para una tripulación numerosa que durante cuatro o cinco meses tienen por vivienda las entrañas de ese monstruo marino.

Así que, más que fijarse en el tamaño, hay que detenerse en el cumplimiento de las medidas de gestión que se adopten sobre una base científica en cada zona de pesca y sobre cada especie a la que se dirija la flota, con independencia de si se trata de un barco de altura o de bajura. Y, desde luego, un pesquero comunitario pocas opciones tiene de escapar al control. Localizadas por satélite a través de la caja azul, con el diario electrónico que monitorizan los Estados y, para más refuerzo, observadores a bordo, están vigiladas. Cepesca resalta su firme compromiso en la lucha contra la pesca ilegal y defiende la sostenibilidad, pero cree que esta trasciende a la conservación de los recursos, ya que las empresas, «sean grandes o pequeñas», invierten y proporcionan empleo, crean riqueza y contribuyen al desarrollo de las comunidades costeras. Porque, al final, en la película se llora la muerte de King Kong, el monstruo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

¿Existen los «monstruos marinos»?