Hay que romperles la agenda


Los pueblos derrotados son como las personas vencidas, andan cabizbajos, miran al suelo, son desplacientes ante la orden, rápidos en el acatamiento para que no quede dudas de su rendición. Y en ese momento, todos los juicios de valor se convierten en leyes, y las recomendaciones interesadas en verdades absolutas, como las que hoy nos están vendiendo y a las que debemos despreciar, pues no son más que artificios de hojalata. No era necesario vender ya Novagalicia.

Alemania se dejó cuatro Bankias en el Hypo Real State y no lo privatiza. Espera recuperar su dinero. El Commerzbank, otro de sus nacionalizados, y más atractivo que el pesado banco hipotecario anterior, empezó este año -pasados cinco ejercicios- a sondear precios de venta. El Estado belga va a ganar en estos días 900 millones con la privatización del Fortis. El Gobierno holandés gastó 22.000 millones en el ABN AMRO y ha afirmado que no lo suelta por debajo de 15.000 millones. Los británicos aún siguen con todas las joyas en su poder, como el Royal Bank of Scotland. Suma y sigue?

Y aquí, ¿qué? Nos aplican lo de «son unos malditos estúpidos», «no supieron tener un sistema financiero gallego», «no nos rompan ahora la cabeza y déjennos vivir en paz en Cibeles» (la sede del Banco de España). ¿Poder de decisión? ¿Galicia? ¿Qué? Y para no alterar la gloria del supervisor se traspasan las nacionalizadas a la gran banca, cuando el traspasado no es el director de regulación, que se pone al frente de la patronal bancaria con un sueldo de 700.000 euros al año. Esta era la lógica. Y si supone perder cerca de 10.000 millones de saneamiento más los impuestos no ingresados por beneficios fiscales, ¿qué más da? ¿O serán sus hijos quienes sientan la pérdida de calidad de los servicios públicos? Qué alta suena la palabra España desde Paseo del Prado y que mal pronunciada se escucha desde el norte. No lo dude, si Novagalicia termina fuera de las fauces de la gran banca española, habrá sido un triunfo de nuestra sociedad, la gallega. Habremos roto la agenda marcada.

Venancio Salcines (@Venan_Salcines) es presidente de la Escuela de Finanzas.

Por Venancio Salcines Presidente Escuela de Finanzas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
60 votos

Hay que romperles la agenda