Poca centolla y a precios discretos

Luna llena, mar en calma y aguas frías propiciaron la escasez en el arranque de la campaña

j. m. sande
Redacción / La Voz

Al buen tiempo, mala cara. Y es que la calma con la que encontraron ayer el mar los profesionales que participaron en el inicio de la campaña de la centolla en las provincias de A Coruña y Pontevedra condicionó las capturas del crustáceo, que fueron más bien escasas. Algo que a más de uno le hizo fruncir el ceño a su llegada a la lonja. Tanto en Ribeira, como en Cambados o Muros, muchos de los profesionales del sector marisquero que se dedican a la captura de esta especie explicaban que «non hai moita centola e co mar así de calmo, menos». El único motivo de alegría contenida se produjo en la subasta, cuando la cotización media llegó a los 15 euros por kilo.

Solo en Ribeira se lograron mantener las capturas del 2012, que rondaron los 3.300 kilos. En la capital barbanzana, el precio que los productores esperaban alcanzar superó las expectativas. En un primer momento se habló de 11 euros por kilo, un valor que finalmente acabó repuntando hasta llegar a los 16. Una cotización superior a la del inicio de la campaña anterior, cuando se pagaron 12 euros de máximo. El mínimo de ayer fue de 2 euros, casi igual que en el 2012, cuando se quedó en 2,5. «Nadie esperaba que fuese tan cara el primer día, pero al final se disparó y eso animó a los productores», explicó un trabajador de la rula de Santa Uxía al acabar la subasta. A su lado, diferentes profesionales daban sus opiniones, que las había para todos los gustos.

La mayoría apelaban a la tranquilidad del mar y su fondo para justificar que no se alcanzasen los topes. Otros, de una manera mucho más enérgica, denunciaban que «son moitos os mergulladores que durante todo o verán collen centolas pequenas e grandes por igual, para que logo, nós, cando temos que ir, non atopemos nada. E todo isto sen vixilancia, xa que a Consellería do Mar non ten xente para controlar os que se dedican a collela fóra de temporada».

Al otro lado de la ría de Arousa, en O Grove, el escenario que se dio en la primera jornada de la campaña fue muy diferente. Se subastaron un total de 1.600 kilos de centolla, que se vendieron a 16 euros de precio máximo y 6 de mínimo. Para ver la dimensión de la caída de capturas, y revisando las cifras de la primera jornada del 2012, en O Grove se habían subastado 2.200 kilos de este producto. El precio máximo fue entonces de 13,5 euros. Antonio Otero, armador grovense del Chapeliño, explicaba ayer que «as capturas foron un pouco escasas. Xa se contaba con que fose así, o tempo está moi frío e entón o centolo escasea. A calidade é formidable. Aquí no Grove mirase moito por iso. No noso barco non dimos feito o tope, ademais por bastante, porque non collemos todo o que ven na rede». También en lado sur de la ría de arousana, pero en la lonja de Cambados, se cogieron 450 kilos de centolla a un precio máximo de 16,40 euros. En el 2012 se obtuvieron 840 kilos.

Muros y Bueu

La cantidad de centolla lograda en Muros también descendió. Ayer llegaron a puerto 800 kilos, que alcanzaron los 15 euros, cinco por encima del precio máximo de hace doce meses. La mayoría de los profesionales coincidieron al ensalzar la calidad del producto. En la localidad pontevedresa de Bueu se subastaron 250 kilos, con un valor medio de 14 euros. El máximo llegó a los 18. El patrón mayor, José Manuel Rosas explicó que la luna llena, el mar en calma y la «friaxe» no son favorables para la centolla, pero en el sector, todos interpretan que este año la campaña será floja.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Poca centolla y a precios discretos