«Las preferentes se vendieron con engaños, es inaceptable»

El ejecutivo, que vuelve a la primera línea, cree que estos productos «se colocaron de forma masiva rogando a los dioses que no pasara nada»

González-Páramo participó ayer en un encuentro con directivos en A Coruña.
González-Páramo participó ayer en un encuentro con directivos en A Coruña.

redacción / la voz

José Manuel González-Páramo, uno de los ejecutivos con mejor trayectoria en la banca española e internacional, ha pasado su año de incompatibilidad tras dejar el Banco Central Europeo (BCE), y regresa como consejero del BBVA. Sus opiniones nunca pasan desapercibidas. Ayer se le pudo escuchar en A Coruña, en un encuentro con directivos de la escuela de finanzas IESE.

-Usted, en una entrevista a La Voz en el verano del 2011, mostraba su total confianza en José María Castellano, que iba a aterrizar en NCG. ¿La mantiene?

-Me ratifico. No se puede descubrir ahora la profesionalidad de Castellano, y lo que ha supuesto para la economía de Galicia. Pero los problemas de esta entidad son mayores de lo que se sospechaba, pese a que su gestión sea excelente. El equipo gestor es el mejor para ese proyecto, pese a los problemas que hay por debajo.

-Sabe del conflicto de las preferentes en Galicia, y en otras partes de España. ¿Comparte el enfado de los clientes y su impotencia?

-¡Cómo no lo voy a comprender! Es inaceptable, no porque fuera un producto ilegal, porque no lo es, sino porque fueran distribuidos con engaño a clientes que no sabían los riesgos que estaban asumiendo, y que no se les explicó que este producto no era para ellos. Fue una práctica en la que incurrieron principalmente las cajas para poder captar capital, con una regulación mala y sin la oposición de los Gobiernos regionales. Se colocaron masivamente rogando a los dioses que no pasara nada.

-¿Hubo falta de regulación?

-Hubo una mala legislación, una falta de medidas legales y de control por parte de los organismos nacionales, que tampoco tenían competencias, frente a las comunidades, para poner coto a todo esto. El resultado ha sido el peor para el bolsillo del cliente, pero también para la credibilidad del sistema.

-¿Conoce algún caso similar en Europa?

-Ha habido algún caso, pero con la magnitud y la extensión de las preferentes en España, no. Aparecerá en los anales, en todos los manuales de economía, como ejemplo de mala práctica bancaria, y también como llamada de atención a los reguladores. Al menos, se podrá aprender de esta mala experiencia para no repetir.

-Y en medio de este ruido surgió la crisis chipriota y el rumor de eliminar la garantía de los depósitos de menos de 100.000 euros. Menudo panorama...

-Si algo se ha aprendido de todo esto es que los depósitos garantizados, por debajo de 100.000 euros, son intocables. De lo contrario, se cuestionaría toda la unidad bancaria europea. En Chipre hubo un error político muy grande en un primer momento [cuando se cuestionó esa garantía] que luego ha sido enmendado.

-Vuelve a la primera línea, como consejero del BBVA, con el encargo de liderar un órgano asesor internacional. ¿Cuándo conoció esa oferta?

-Pocas semanas antes de que expirara un año desde que dejé el BCE [período obligatorio de incompatibilidad], y desde ese momento se lo trasladé al presidente, a Mario Draghi, como manda el código de conducta. Y no hubo objeción.

-Ya que habla de Draghi, ¿cómo valora el año y medio que lleva al frente de la institución? A veces se le cuestiona que no sea más audaz...

-Creo que está haciendo un trabajo sobresaliente. Nadie discute que desde que llegó ha adoptado medidas con acierto en situaciones muy difíciles, como el referendo griego, la quita en ese país, la primavera del 2012 con la prima de riesgo en España e Italia disparadas... Está extrayendo todas las fórmulas posibles dentro de los estatutos del BCE. Sin duda la caja de las herramientas del BCE tiene todavía grandes instrumentos que utilizar, otra cosa es si valen en la actual coyuntura. Hay que tener en cuenta que cuando el BCE actúa con contundencia, los Gobiernos se relajan y dejan de ser exigentes en sus políticas. El BCE no es responsable del paro en España ni de la falta de capital de algunos bancos.

-¿Bajarán lo tipos, incluso hasta llegar a ser negativos?

-Me cuesta creerlo, sería innovador y problemático, y difícil de explicar la gente que se le pague a un banco por prestarle dinero...

-¿Hay miedo en Europa a que la banca española esconda aún algo en sus balances, morosidad encubierta, por ejemplo, a través de refinanciaciones?

-No es una preocupación injustificada, la troika (BCE, FMI y Comisión Europea) siguen de cerca la situación de la banca española, y saben de esas refinanciaciones. Es lógico que se pregunten cómo se han efectuado, y preocuparse por esto es bueno, hay que ser más estricto y revisar préstamo a préstamo, y distinguir entre las situaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos

«Las preferentes se vendieron con engaños, es inaceptable»