El polvorín de las preferentes estalla en el pleno del Congreso

N. Bore / S. Vázquez MADRID / LA VOZ

ECONOMÍA

Afectados, entre ellos gallegos, fueron desalojados por gritos e insultos

12 abr 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

La tensión que lleva meses mascándose en Galicia estalló ayer en el Congreso. Reclamaciones como ««queremos ya nuestro dinero» y «no aceptamos quitas», primero, y luego improperios e insultos como «chorizos», «ladrones», «sinvergüenzas» y «delincuentes», fueron algunos de los gritos que profirieron a sus señorías una veintena de afectados por las preferentes -entre ellos, seis procedentes de Galicia, invitados a la tribuna por el BNG- cuando el portavoz del PP, Vicente Martínez Pujalte, se disponía a defender la posición de su grupo sobre el decreto del Gobierno que articula una solución para que recuperen su dinero.

De hecho, el presidente de la Cámara, Jesús Posada, ordenó su desalojo, tras lo que se les tomaron los datos y declaración en la comisaría del Congreso. Pero la protesta se contagió a las bancadas del PSOE, Izquierda Plural y Grupo Mixto, donde arrancó aplausos, con la consiguiente regañina de Posada.

Aunque los votos del PP, que también sumó el respaldo de CiU, UPN y Foro, salvaron holgadamente el trámite de la convalidación parlamentaria, el hemiciclo evidenció que ni los preferentistas ni el resto de los grupos políticos -todos, salvo PNV, que se abstuvo, votaron en contra- están mínimamente satisfechos con las soluciones planteadas por el Ejecutivo.

El ministro de Economía defendió el arbitraje como el sistema más rápido y de menor coste para devolver el dinero, insistiendo, además, en que será la banca y no los contribuyentes la que asuma el coste, ya que el sector está obligado a aportar al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) una derrama equivalente al 3 % de sus depósitos. Pero la mayoría del arco parlamentario cargó con virulencia contra el decreto, en frontal desacuerdo con las quitas y canjes a los que se obliga a los tenedores.

Mientras que desde el BNG, Olaia Fernández Davila -que lució en la tribuna una camiseta de apoyo a los afectados- exigió la retirada del decreto y el reintegro del 100 % del dinero a los estafados, desde UPyD Irene Lozano anunció que, como ya hicieran con la salida a bolsa de Bankia, presentarán una querella criminal en la Audiencia Nacional para que «la estafa no quede impune».

El caso de NCG

NCG fue la entidad que inició los arbitrajes, a través de los que se han cursado 58.484 reclamaciones y 400 demandas judiciales. El banco recibió 14.614 laudos contrarios, con los que esos clientes recuperaron su dinero, en total 276 millones. En cuanto a las sentencias, 42 fallos firmes contra NCG y dos favorables supusieron el reembolso de 0,12 millones de euros. Ahora hay 700 arbitrajes aceptados y pendientes de resolución.

Los preferentistas protestan por la tardanza y la doble quita que tienen que asumir: la primera, impuesta por Bruselas y aún sin cuantía conocida; y la que aplicará el FGD cuando canjeen las acciones.

Por otra parte, la comisión de investigación del Parlamento gallego sobre las cajas de ahorros celebró ayer su primera sesión de trabajo. Los grupos acordaron por unanimidad fijarse un plazo de tres meses y emitir un dictamen antes de final de julio.