Botín mantiene a Alfredo Sáenz como primer ejecutivo del Santander

El banco pretende ganar tres puntos de cuota en el mercado hasta el 2015

Alfredo Sáenz y Emilio Botín, ayer en la junta del Santander.
Alfredo Sáenz y Emilio Botín, ayer en la junta del Santander.

santander / colpisa

«La economía española ha entrado en una nueva fase y tenemos la confianza de que estamos cerca de un cambio de ciclo». Positivo, pero también muy cauto, el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, afirmó ante la junta de accionistas, celebrada ayer, que «los próximos trimestres serán duros en España». Por eso matizó que los frutos de esa nueva fase económica «comenzarán a manifestarse en la segunda mitad del año y, de forma más evidente, en el 2014».

Botín aprovechó para despejar otras dudas y aseveró que Alfredo Sáenz seguirá ejerciendo como consejero delegado. En respuesta a un accionista, el presidente informó de que el banco dispone de «informes determinantes de que no hay ningún impedimento legal» para que continúe. Su número dos fue condenado e inhabilitado para el desempeño profesional por acusación y denuncias falsas y, aunque el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero le indultó, el Tribunal Supremo anuló hace varias semanas los efectos administrativos de ese perdón. La decisión de ejecutar el fallo la ha de tomar ahora el Banco de España, que ya ha requerido a la entidad para que formule sus alegaciones. Pero el Gobierno también ha preparado un real decreto que trasladará a la normativa española las pautas de la Autoridad Bancaria Europea. Estos cambios permitirán que un directivo del sector del crédito pueda ser considerado honorable y, por tanto, idóneo para ejercer responsabilidades, incluso si ha sido condenado en sentencia firme.

Otro problema que estuvo muy presente en la junta fue el de los clientes que pierden su vivienda por no poder pagarla. Para el Santander, dijo Botín, «el desahucio es la última y peor opción para todos». Informó en este sentido de que, desde el verano del 2011 a diciembre del 2012, más de 21.000 clientes hipotecados se han acogido a la moratoria por la que, durante tres años, solo pagan los intereses de la deuda, sin reintegrar el capital pendiente.

Ante la insistencia de varios accionistas, el presidente señaló que «desde noviembre, ninguna familia ha sido desalojada de su vivienda» por el banco. Aunque no pague, permanece en ella. El número de renegociaciones, reestructuraciones o refinanciaciones de hipotecas se ha elevado a 52.000 en todo el grupo.

Resultados

De otro lado, el Santander obtuvo en el 2012 un beneficio atribuido de 2.205 millones, un 59 % menos que en el ejercicio anterior, aunque Botín consideró esa cifra «un punto de inflexión». «En el 2013, una vez terminados los saneamientos inmobiliarios -anunció- veremos un fuerte aumento de resultados». Las ganancias del banco van a crecer, insistió, «de forma muy importante».

La junta del Santander también aprobó las integraciones de Banif y la de Banesto. Tras la fusión de las redes comerciales, el Santander ganará mayor presencia, y «se consolidará como banco líder en España», explicó Botín. Ahora mismo, Caixabank le supera en créditos, pero no en depósitos. El consejero delegado, Alfredo Sáenz, concretó ese objetivo: una ganancia de cuota de al menos tres puntos en los próximos tres años. La reestructuración del sistema financiero ofrece esa oportunidad, pero el crecimiento del crédito en un entorno de recesión es el gran desafío. El presidente ya ha visitado cinco territoriales de la red española «para hablar, exclusivamente, de la forma de activar el crédito».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Botín mantiene a Alfredo Sáenz como primer ejecutivo del Santander