Iberia se desintegra

El ERE presentado por la compañía augura un nuevo caos aéreo y una irreversible posición de debilidad frente a su socio en IAG


REDACCIÓN / La VOZ

Iberia, una de las compañías más importantes de España, vive los que probablemente sean los peores momentos desde su creación. La fusión con British Airways y la severa caída del mercado han dejado a la compañía frente a uno de los mayores ERE de la historia de España y, de acuerdo con la opinión de los sindicatos, en una posición de debilidad que supondrá que la empresa española sea prácticamente absorbida por su socia británica.

Iberia está negociando un ERE que supondría la eliminación de 4.500 puestos de trabajo y una reducción salarial de entre el 25 y el 35 %. El expediente de regulación de empleo culmina una serie de operaciones que la compañía española ha llevado a cabo en los últimos años y que han supuesto la contracción de su volumen de negocio y de su propia entidad como empresa. La consecuencia de la creación de Iberia Express y la opa sobre Vueling, que asumen las rutas de medio y corto recorrido, ha sido la reducción de Iberia como compañía matriz, perdiendo peso en las condiciones que pactó en su fusión con British.

Para los sindicatos, esta estrategia supone el desmantelamiento efectivo de Iberia, compañía que manejaba 114 aviones a finales del 2010, cuando se concretó la fusión con British, y que prevé llegar al 2015 con solo 30. Mientras tanto, la parte británica de la nueva compañía fusionada ha renovado su flota durante estos años con nuevos aparatos de mayor capacidad y menos gasto.

Más conflictividad

El ERE de Iberia no solo ha dejado inquietos a los sindicatos. El Gobierno ha iniciado también conversaciones con la compañía para intentar suavizar las condiciones del ajuste, ante la perspectiva de otra ola de conflictividad social derivada del volumen del ERE y de las más que previsibles movilizaciones, que generarán, sin duda, frecuentes bloqueos aéreos en los próximos meses.

Iberia se escuda en que este expediente de regulación de empleo es la única salida para garantizar la supervivencia de la compañía, que ha encajado mal la generalización del low-cost y la subida de los combustibles. Sin embargo, los trabajadores entienden que forma parte de una estrategia que ha descapitalizado a Iberia y que acabará sirviendo en bandeja a British sus dos mayores activos: las potentes conexiones entre Europa y América y el aeropuerto de Barajas, cuya gestión ostenta ahora Iberia, prácticamente en exclusiva.

Los planes de la compañía española incluyen también la segregación de los negocios de asistencia en tierra y mantenimiento con la más que probable intención de ser vendidos en un futuro próximo y culminando una estrategia de reducción de tamaño.

De este modo, los sindicatos temen que el ERE presentado no sea más que un primer paso y que el recorte de personal se siga incrementando en un futuro con la paulatina segregación de servicios.

En este contexto, la compañía aérea quedaría reducida a una sombra de lo que fue.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Iberia se desintegra