El sueldo de los grandes directivos españoles sube a pesar de la crisis


Con la recesión en su punto más álgido, las cuentas de las grandes empresas españolas, como las de las del resto del planeta, reflejan toda la crudeza de la crisis. Y como muestra un botón: entre enero y marzo de este año las compañías que componen el Ibex 35 han visto caer sus beneficios casi un 31%, encadenando así el tercer trimestre consecutivo de descensos. Un retroceso que, según los cálculos de los analistas, rondará el 20% cuando acabe el año.

Y mientras los beneficios caen y el paro se extiende como una mancha de aceite, arrecian las críticas contra los millonarios sueldos de los ejecutivos. Al otro lado del Atlántico, el Gobierno de Barack Obama ya ha puesto en marcha medidas para atajar los desmanes salariales de los directivos de las grandes corporaciones financieras, muchas de ellas rescatadas del abismo con dinero de los contribuyentes. Allí, los ejecutivos de las firmas que reciban ayudas públicas no podrán cobrar más de 500.000 dólares al año. A esta orilla, Alemania pretende que, en el caso de que su gestión perjudique gravemente a la sociedad, contribuyan con su sueldo a paliar los daños ocasionados.

Ambos países han tenido que poner sobre la mesa cifras millonarias para sacar del atolladero a algunas de sus firmas más emblemáticas, lo que les ha otorgado poderes para imponer restricciones salariales. En España, y salvo el caso de Caja Castilla-La Mancha, el Gobierno no ha tenido que rescatar hasta el momento a ninguna empresa de la quiebra y, por lo tanto, no está facultado para seguir los pasos de Estados Unidos y Alemania. Aunque sí ha dejado claro que en caso de tener que hacerlo prescindirá de los gestores, como ha hecho en CCM.

Así las cosas, en España la pauta la marcan los códigos de buen gobierno, que recomiendan a las sociedades cotizadas que pongan coto a los excesos salariales de los directivos y liguen la retribución de los miembros del consejo a los resultados.

Así, más de la mitad de las compañías que integran el Ibex reflejan en sus estatutos topes a la remuneración de sus gestores. Pero, en la práctica, de las 18 firmas que vieron caer sus beneficios en el 2008, solo siete decidieron recortar los sueldos del consejo: Acciona, Acerinox, Bankinter, Cintra, Ferrovial, Sacyr y Telecinco.

Además, solo una de las empresas del índice, Sacyr, recoge la posibilidad de que los miembros del máximo órgano de gestión tengan que devolver parte del dinero cobrado en el caso de que la compañía sufra pérdidas. En este caso, tendrán que reembolsar los 1,5 millones de euros cobrados en el 2008 en concepto de dietas y atenciones estatutarias. El presidente, Luis del Rivero, y el consejero delegado, Manuel Manrique, deberán aportar 110.000 euros cada uno.

Con todo, y ante la que está cayendo, los directivos de algunas firmas, sobre todo del ámbito financiero, han decidido dar ejemplo y bajarse el sueldo. La primera en romper el hielo fue Ana Patricia Botín en Banesto, que en enero anunció que rebajaría los honorarios correspondientes al 2008 en un 2% hasta los 3,05 millones de euros.

Los dos mayores bancos, Santander y el BBVA, también han seguido ese camino. El primero ha recortado un 15% la retribución variable de los ejecutivos y un 10% la estatutaria del consejo, y el que pilota Francisco González ha decidido congelar el salario que percibe la alta dirección del banco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El sueldo de los grandes directivos españoles sube a pesar de la crisis