Martinsa ejecutará la regulación de empleo y repartirá «stock options»


El presidente de Martinsa-Fadesa se presentó ayer ante la junta general de accionistas de la compañía con un discurso muy duro, en el que advirtió de que la inmobiliaria tomará «medidas difíciles» que llevarán aparejados «costes sociales elevados». Con estas palabras se refirió Fernando Martín al expediente de regulación de empleo que la empresa presentará el próximo viernes y del que arranca el plan de negocio a tres años que está diseñando, y a través del que pretende «multiplicar» el valor de la inmobiliaria. Con el objetivo de retener a los directivos y al consejero delegado, la compañía pidió permiso a la junta para acometer un plan de stock options (opciones de compra sobre acciones), que no supere el 2% del capital a un precio de 24,62 euros. Sería de carácter voluntario y los títulos se tendrían que ejecutar en un plazo de entre tres y cinco años desde la puesta en marcha del programa.

Otra actuación aprobada fue la de proceder a un incremento de los recursos propios por valor de 350 millones de euros, «que servirán para impulsar» el negocio. Esta medida se corresponde con un compromiso adquirido por Martinsa-Fadesa durante la renegociación de la deuda con la banca, pacto que el presidente definió «como el mejor posible en las actuales circunstancias del mercado». De estos 350 millones, 50 ya están comprometidos, y para captar los 300 restantes se «invitará» a determinados accionistas, «actuales o nuevos» a que participen en la operación, según especificó al acabar la junta un portavoz de la inmobiliaria.

Los accionistas presentes también aceptaron suspender la oferta pública de suscripción de acciones (OPS) aprobada en su momento con el objetivo de incrementar la liquidez al valor. La suspensión es temporal, ya que la operación se retomará en un plazo de entre uno y cinco años, «en cuanto las condiciones del mercado sean más favorables»

Negar el problema

El fin de la crisis no se atisba y los próximos «dos o tres años serán muy difíciles», dijo Martín, quien advirtió de que para sobrevivir la compañía tiene que adaptarse al nuevo contexto con «una estructura más dinámica y flexible, con la que se sentarán las bases de actuación a largo plazo». «Negar el problema -añadió- no lo resuelve, sino que lo agrava»

Martinsa-Fadesa apostará por la internacionalización; la diversificación (con su apuesta por las energías renovables); la gestión del suelo y la entrada en segmentos diferenciados (pisos de protección, libre, de alquiler, de alquiler con opción a compra, etcétera) que, según explicó el presidente, permitan dar una respuesta a los potenciales compradores y facilitarles el acceso a una vivienda en un momento económico complicado, en el que no se consigue fácilmente financiación.

Con este planteamiento, la compañía persigue incrementar su volumen de negocio, que se está viendo afectado por una situación de falta de liquidez, el endurecimiento de los créditos, la subida del euríbor, la inflación y el desempleo, «factores que influyen notablemente en las decisiones de consumo».

En otro momento, Martín dijo que frente a una oferta de entre 500.000 y 600.000 viviendas en manos de promotores, se calcula una demanda potencial de 400.000. «Considerando la evolución del mercado -subrayó- me atrevería a decir que en el 2008 no se iniciarán más de 180.000 viviendas».

Martín, que pidió apoyo a las Administraciones públicas con medidas como la no delimitación del número máximo de inmuebles en los planeamientos, concluyó su intervención ante los accionistas de la firma asegurando que espera verlos «pronto», pero para darles «buenas noticias».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Martinsa ejecutará la regulación de empleo y repartirá «stock options»