El boicot al cava catalán provoca ya un descenso de las ventas superior al 4%

Expertos del sector estiman que la caída final podría rebasar la barrera del 8% El rechazo dispara el consumo de sidra, de espumosos de otras regiones y de champán


la voz | madrid

El boicot al cava catalán podría suponer un descenso en las ventas de hasta el 8%, según los expertos del sector. La caída final será muy superior a la del 4,37% reconocida por Codorníu para los seis primeros meses del año, o al 4% admitido por Freixenet en el mismo período. Si se tiene en cuenta que los meses de diciembre y enero acumulan el 53% del consumo anual de cava, las estimaciones apuntan a que el boicot supondrá finalmente un descenso del 8%. Cada año se producen para el mercado español más de cien millones de botellas de cava, por lo que, de confirmarse esas cifras, se dejarían de vender ocho millones de botellas. A esta bajada habría que añadir la registrada ya el pasado año, del 4%. Por zonas, la mayor caída se aprecia en Madrid. Según varias fuentes del sector, en Galicia el descenso de las ventas podría superar el 10%, aunque hasta Navidad no había llegado al 5%, según Maximino Fernández, responsable de la Distribuidora de Bebidas Gallegas (Disbegal). La zona noroeste concentra el 7% del consumo de toda España, según las cifras del Consejo Regulador del Cava. Lo que parece claro es que el boicot no distingue entre clases sociales, y ha beneficiado a la sidra, a los cavas de otras regiones e incluso al selecto champán francés. Cestas de Navidad La negativa a brindar con cava catalán ha disparado las ventas de sidra -sustituto escogido por los menos pudientes-, hasta el punto de que El Gaitero, la marca puntera en el sector, ha vendido este año un 20% más. José Cardín, responsable de esta empresa, reconoce que la firma se ha beneficiado del «jaleo generado por el clima político actual». En este caso, el boicot no ha sido sólo privado, sino que algunas empresas han sustituido el cava catalán por sidra en sus cestas de Navidad.? Las ventas de cava no catalán, opción de los boicoteadores de clase media, también han aumentado. Expertos del sector calculan el incremento en torno al 30%. Hay que tener en cuenta que el 95% del cava español se produce en el Penedés, por lo que una caída mínima en las ventas del espumoso catalán se traduce en un gran aumento porcentual en las del resto de los productos, que sólo controlan el 5% del mercado. Se da la circunstancia de que muchos de los que creen estar boicoteando a empresas catalanas, en realidad están comprando bebidas que pertenecen a firmas de esa comunidad. Es el caso, por ejemplo, del reputado cava riojano Royal Carlton, que pertenece a Bodegas Bilbaínas, que a su vez es propiedad de Codorníu, el mayor productor de cava de España. Otras zonas En zonas como Extremadura el aumento llega a ser del 43% en las dos bodegas de la zona que elaboran cava: Vía de la Plata y Lar de Barros. Cifras similares se registran en Toledo y Valladolid. Por último, las ventas de champán francés, opción elegida por los consumidores más pudientes, han aumentado en torno a un 20%. En este caso, fuentes del sector especifican que en los últimos años ya se estaba registrando un incremento notable, por lo que no todo ese porcentaje se puede atribuir al boicot.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El boicot al cava catalán provoca ya un descenso de las ventas superior al 4%