El cierre deja sin servicios a los vecinos de los concellos limítrofes

Para el comercio de Lalín, Silleda y A Estrada son una parte importante de la clientela


Lalín / la voz

Establecimientos de Lalín recibían ayer numerosas llamadas de vecinos de concellos limítrofes preguntando por cómo podrían hacer para acudir a servicios a Lalín porque en sus municipios no disponen de ellos. En Dozón, algún vecino, sentía que el cierre de Lalín, que se suma al de O Carballiño y Ourense suponía para ellos un encierro de facto. Las restricciones de movilidad dejan a los de alrededor sin la posibilidad de mantener desplazamientos a Lalín para comprar en grandes superficies y tiendas de todo tipo. A muchos les preocupaba saber si podrían desplazarse a tiendas de venta de comida o medicamentos de animales.

En Agrobotica explican que ya durante los meses de confinamiento de marzo estaba permitido viajar a comprar comida para los animales, siempre y cuando se presentase un justificante de la explotación, o en el caso de medicamentos, la receta del veterinario. Pero también ocurre que no todo el mundo tiene una explotación y muchas veces las compras son simplemente para adquirir alimentos para los animales de casa. En las agencias de transporte de la zona detectaron esos meses que en el rural se incrementaron las compras por Internet para ese tipo de suministros. Algo que hasta hace poco no ocurría.

En Dozón, por ejemplo, no existe ninguna tienda de venta de comida para animales ni tampoco carnicerías o pescaderías, aunque hay alguna que acude con una furgoneta varias veces a la semana. Además de la clientela de cada municipio, los establecimientos viven también de los de os concellos de los alrededores. Es el caso de Lalín, A Estrada y Silleda. Son una larga lista de servicios que incluyen desde peluquerías a centros de estética, pasando por topo tipo de comercios de ropa, complementos o zapaterías. Muchos ayer lamentaban un cierre que repercutirá de forma directa en todo tipo de establecimientos mermando la clientela. El comercio hace un llamamiento a que los vecinos opten por las tiendas de cercanía contribuyendo a mantener un tejido que es el que da vida a cada pueblo. Esperan que, dado que los vecinos no se pueden desplazar a las ciudades, compren en el comercio local, aunque muchos temen que parte de esas ventas van a llevárselas las compras telemáticas a grandes cadenas.

«Non sei se teremos máis vendas ou se encheremos o bar»

Durante el confinamiento de marzo, los vecinos descubrieron las ventajas de las tiendas pequeñas de proximidad de aldeas y pueblos. En Comercial Cantón de Dozón cuentan con un poco de todo. Va a ser el único recurso de compra del que dispongan durante un mes en el día a día gran parte de los vecinos de Dozón, que no se pueden desplazar a Lalín. Sonia Rodríguez explica que «non sei como será si teremos máis xente ou si o bar se nos encherá de xente que pase por traballo e pare aquí». Explica que «aquí a xente carne na casa vai tendo, porque sempre hai polos e ven agora á matanza», pero entiende que aunque las furgonetas de alguna pescadería sirvan algún día a la semana «a xente vai a Lalín a mercar» de forma habitual. Reconoce que comprar en la tienda es un poco más caro que en una gran superficie que, por volumen, puede ofrecer otras ofertas pero «tamén aforran en combustible ao non ter que desprazarse». Cree que habrá que esperar la evolución para ver cómo responde la gente y si el cierre de Lalín, en este caso, va a suponer un incremento de las ventas en la tienda o no.

Duro golpe para las cárnicas que apuestan por la venta telemática

Con las Navidades a la vuelta de la esquina y los cocidos ya arrancando con fuerza, esta es el inicio de una de las épocas más fuertes del año para las cárnicas. El cierre de la restauración y la falta de movilidad complica la cosa a firmas como Embutidos Lalinense o Vaca Premium. En Embutidos tienen la ventaja de la diversificación de productos y en Vaca Premium trabajan en alguna promoción y paquetes navideños.

Ambos apuestan también por la venta online. Cruz López, de Embutidos Lalinense explica que durante el confinamiento las incrementaron. En verano bajaron y «agora todos eses clientes voltaron». Están sirviendo a toda España y también ahora, más que nunca, a toda Galicia. Algo que dice mucho de la calidad de los productos. En la tienda de Lalín, ayer sus empleados, estrenaban uniforme. Están ultimando volver a recuperar la distribución a particulares como ya hicieron en el confinamiento, a Lalín y su entorno, en principio.

En Vaca Premium de A Estrada, la firma se enfrenta a la caída de ventas por el cierre de los restaurantes. Resalta que «fixemos unha inversión importante para adaptarnos as medidas do covid-19. Temos traballo pero non podemos traballar». Para Marcos Gálvez de Vaca Premium y Cruz López de Embutidos su responsabilidad son sus empleados y su principal objetivo es luchar por mantener las plantillas. Desde A Estrada están haciendo envíos a toda España. Esperan poder salvar la Navidad y apunta que «acabamos de mercar una cámara nova para ter estocaxe». «Esta vez colleunos mellor que a pasada» pero incide en las dificultades de un producto fresco con un tiempo de maduración incluso de 60 días como son sus carnes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El cierre deja sin servicios a los vecinos de los concellos limítrofes