A Estrada logra reverdecer un bosque quemado lanzando bolas de semillas

Alumnos de la escuela infantil Elfos y el CEIP Pérez Viondi colaboran en la iniciativa


a estrada / la voz

Hace tres años que la escuela infantil Elfos, al amparo del programa Voz Natura, puso en marcha un proyecto educativo y medioambiental que tenía entre sus objetivos repoblar una finca de Moreira (A Estrada) que había sido pasto de las llamas. Para hacerlo se echó mano del método japonés Fukuoka, también conocido como Nendo dango, que consiste en recolectar y seleccionar semillas que se colocan en bolas de arcilla que una vez secas se lanzan a la tierra para que germinen por sí mismas.

Aquella iniciativa, pese a los atropellos sufridos, ha empezado a dar sus primeros frutos. Las bolas de arcilla con semillas lanzadas en los dos últimos años han hecho brotar varios pinos, un alcornoque y algunas coles. A mayores, el roble y el nogal plantados han ido arriba, con lo que el espacio, bautizado como el Bosque de Viondiño -en alusión a la mascota del CEIP Pérez Viondi-, empieza a tomar forma.

Como nota lamentable, la directora de la escuela infantil Elfos, Marisa Moimenta, hace notar la desaparición del acebo y del pexegueiro que crecían en la finca y de la casita para pájaros instalada el curso pasado.

Aún así, los promotores del proyecto no se rinden. En la jornada del miércoles, alumnos de Infantil del colegio Pérez Viondi participaron junto a los niños de 1 a 2 y de 2 a 3 años de Elfos en la elaboración de nuevas bolas de arcilla y semillas que hoy -si la meteorología lo permite- serán lanzadas en la parcela de Moreira. Los pequeños colaboraron también en el pintado de varios palés que se convertirán en bancos y mesas para esa especie de «bosque dos sentidos» que se gesta en la parroquia estradense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

A Estrada logra reverdecer un bosque quemado lanzando bolas de semillas