Cae el bastión del Novo Campo por primera vez

El Estradense encajó su primera derrota en casa y denota cierta ansiedad


a estrada, lalín / la voz

El Beluso conseguía expugnar el Novo Campo. El bastión rojillo cayó por primera vez esta temporada en la duodécima jornada. Las alarmas no parecen saltar por el momento pero sí comienza a atisbarse cierta preocupación por el impacto anímico de esta derrota y en especial por la creciente espiral de nerviosismo entre los jugadores cada vez que el rival se adelanta en el marcador. Como reconocía ayer el propio entrenador, ese primer borró en casa genera intranquilidad no tanto por los tres puntos perdidos sino «por cómo fue ya que dimos un paso para atrás en lugar de seguir arriesgando».

Alberto Mariano incidía en que el choque resultó bastante parejo, con los dos equipos presionando lo más arriba posible para dificultar la salida de balón del contrario. Tras dos remates con mucho peligro a cargo de Carabán, el Estradense debía enfrentarse de nuevo con el reto de remontar tras una acción desafortunada, al resbalar precisamente el jugador rojillo con el balón, que terminó convirtiendo el equipo rival en su primer gol. «En ese momento apelamos a un fútbol demasiado directo, no fuimos capaces de crear y dar sensación de peligro, tuvimos un fútbol muy inconexo», reconocía el entrenador.

Para Mariano puede existir cierto bloqueo psicológico de los futbolistas, «pero deberían darse cuenta de que no hay urgencias, no es real esa posible situación en la que parecen caer, lo que debemos es seguir apostando por nuestro juego». De nuevo con el hándicap de ser incapaces de cristalizar las muchas oportunidades creadas, como ocurría con Borja solo ante el portero al inicio de la segunda parte que hubiese supuesto la igualada. Mientras, el Beluso estuvo bien replegado atrás y ordenado, en busca de las contras, una apuesta que le daba el premio del segundo gol, recortando Jorge ya casi sobre la bocina.

«No estoy nada contento porque esperábamos mucho más del trabajo previo realizado y aunque el empate pudo haberse producido, con algunas acciones como dos fueras de juego extraños que nos pitaron, no fue inmerecida la victoria del Beluso que quizás buscó y tuvo la suerte que a nosotros nos sigue faltando», argumentó Mariano. Un revés importante en casa, que se suma a los problemas ya desde principio de liga para matar los partidos donde domina, genera ocasiones pero no logra marcar. «Un resbalón que nos cuesta un gol no puede traducirse en venirse abajo, irse para atrás y no seguir arriesgando, debíamos haber seguido en esa apuesta y no lo hicimos, no tuvimos merecimientos suficientes para ganar», dijo el técnico rojillo.

El Estradense está ahora séptimo en la clasificación y visita al antepenúltimo, el Mondariz. Una buena oportunidad para romper la tendencia y sumar su primera victoria como visitante. Tres puntos que se hacen casi vitales.

Comida de confraternidad el día 18 tras el partido ante el Pontellas

La directiva del Estradense continúa con sus iniciativas para involucrar a los aficionados y el día 18 celebrará una comida de confraternidad tras el encuentro que les medirá al actual líder, el Pontellas. El partido está programado para las 12.00 horas. En torno a las 14.00 será cuando se deguste un menú a base de callos, paella, postre, pan y bebidas. El precio se fijó en 15 euros para adultos y 10 para los niños.

Las personas interesadas en asistir a esa comida en el Novo Campo pueden llamar al teléfono 629 889 590 o contactar con algún integrante de la junta directiva para la retirada de las invitaciones y su abono. El plazo para reservar plaza se cerrará el viernes 16. Además, esa jornada también jugará el filial de Segunda Autonómica a las 17.00 horas. El Estradense B recibe al Santa Cruz de Montaos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cae el bastión del Novo Campo por primera vez