«Resulta imposible acceder a un posgrado en España sin cursar un año un máster»

En Bélgica se dedica a estudiar los impactos de la agricultura en el suelo utilizando las técnicas más innovadoras


a estrada / la voz

Durante los últimos años, con la crisis económica de fondo, la emigración de los jóvenes con formación está a la orden del día. Este es el caso de Yolanda Ameijeiras Mariño, una estradense de 28 años que cursó en Santiago de Compostela los estudios de Ingeniería Química. Las pocas posibilidades de seguir investigando y formándose que percibió en España le llevaron a tomar la decisión de buscar en el extranjero. El resultado: hacer las maletas y coger un avión destino a Bélgica.

-¿Cuáles fueron los motivos que le llevaron a tomar la decisión de marchar de Galicia?

-Tenía claro que quería hacer un doctorado, pero con la crisis y los nuevos requisitos del plan Bolonia resulta muy difícil acceder a un programa de posgrado en España sin tener que pasar un año más estudiando un máster. Entre esto y la dificultad para encontrar trabajo aquí me hizo plantearme la posibilidad de hacer el doctorado en otro país para conocer otros lugares y culturas.

-Y finalmente acaba en Bélgica, ¿cuánto tiempo lleva en este país?

-Llevo aquí desde enero de 2013, en una ciudad llamada Louvain-la-Neuve que está tomada por los universitarios.

-¿A qué se dedica?

-Soy estudiante de doctorado y miembro del personal de investigación de la Université Catholique de Louvain. Mi investigación se centra en los impactos de la agricultura sobre las propiedades del suelo y para ello utilizamos técnicas tradicionales pero también otras más modernas como los isótopos de silicio, técnica por la cual mi supervisora tiene un gran reconocimiento dentro del mundo de las geo ciencias.

-¿Qué espera conseguir durante su estancia como profesional?

-Mi doctorado, y mi contrato, es de cuatro años y ya pasaron casi dos. Quiero formarme, hacer mucho trabajo en laboratorio y publicar artículos en revistas científicas. Por ahora he tenido la fortuna de participar este año en una conferencia en Viena donde presenté mi primer póster.

-¿Cómo son las condiciones laborales en Bélgica?

-En mi caso son inmejorables. Firmo un contrato cada año pero tengo la financiación asegurada para los cuatro años de doctorado. Este tipo de trabajo aquí es bastante flexible, tenemos que trabajar ocho horas diarias de lunes a viernes, aunque dependiendo de la carga de trabajo pueden ser menos si necesitas tiempo por cuestiones personales aunque a veces también haces más si hay mucho trabajo que hacer. Cada estudiante de doctorado organiza su tiempo, lo importante es que el trabajo esté hecho, al ritmo al que los hagas depende de ti.

-¿Cómo se percibe allí el mercado laboral, el paro es un tema preocupante para la población?

-Yo vivo en la región de Valonia que tiene tasas de paro más altas que la de Flandes, pero aún así no tanto como en España. Es algo que oyes comentar, pero no es un tema recurrente y solo sale de manera anecdótica cuando alguien lleva meses buscando trabajo.

-Llevando casi dos años en el centro de Europa, ¿tuvo tiempo también para hacer turismo?

-Claro, para viajar siempre hay que sacar algo de tiempo. He visitado muchas zonas del país y lugares próximos como Luxemburgo, Ámsterdam, Londres o el norte de Francia. La situación geográfica de Bélgica y las comunicaciones son muy buenas para esto.

-Pero además de por placer, también hay algún viaje motivado por el trabajo, ¿no es así?

-Es cierto, uno a Granada y otro a Brasil, a la zona de Río Grande do Sul.

-¿Qué tal la experiencia en Brasil?

-Increíble, fuimos allí para colaborar con la universidad local que lleva años estudiando esta área y tratando de concienciar a los agricultores del lugar para que mejoren sus prácticas agrícolas.

-¿Alguna anécdota?

-Hubo varias, pero me hizo gracia una noche cuando estábamos los miembros del grupo de trabajo cenando en un restaurante del lugar y unas chicas se acercaron a nosotros para que nos sacáramos una foto con ellas. Todo el mundo quería hablar con nosotros y saber a que nos dedicábamos.

-¿Tiene pensado volver cuando acabe su contrato, echa de menos A Estrada y Galicia?

-Claro que lo echo de menos, sobre todo a mi familia y a mis amigos. Mi intención es pasar mi vida en Galicia, pero no descarto hacer un posdoctorado en otro país de la Unión Europea.

Yolanda ameijeiras mariño investigadora en bélgica

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Resulta imposible acceder a un posgrado en España sin cursar un año un máster»