Y las motos tomaron Lalín


Lalín se convirtió ayer en la capital gallega de las dos ruedas. Centenares de aficionados llegados de toda la geografía gallega, y de otras zonas de España gracias a la difusión de la segunda Concentración Motera Cocido de Lalín, acudieron con sus motocicletas a la capital dezana. La inscripción colmó las mejores expectativas de la organización, y según señalaba el presidente del motoclub Lalín Quilómetro 0, Carlos Seijas, alcanzó el medio millar de participantes. A ellos se unieron muchos moteros en la concentración, pero no hicieron noche en Lalín. Exhibición en la Praza da Igrexa y participación del alcalde. Las motos aparecían a lo largo de la tarde por todo Lalín: en el centro comercial Pontiñas, en las calles, y sobre todo, en la exhibición realizada en la Praza da Igrexa hacia las 18 horas: los cromados de las chopper relucían al lado de los carenados de las R. El alcalde José Crespo también se acercó a la plaza a los mandos de su Harley-Davidson, así como el edil de Turismo Nicolás Varela. Ambos oyeron el estruendo de los motores y los petardeos al corte de encendido, antes de iniciar la visita al casco urbano, y asistir al espectacular show acrobático de Nelson Pina y Jaque Stunt. Un estradense llegado de Algeciras a lomos de una Gold Wing. Entre los participantes, moteros de toda Galicia y de puntos como Badajoz o Toledo. Sin embargo, posiblemente el más lejano fue Raúl Rodríguez: aunque nacido en A Estrada, el pasado martes arrancaba con su Honda Gold Wing de Algeciras -donde reside hace 57 años y regentaba un restaurante, que ahora llevan sus hijos- hacia la capital dezana. A sus 69 años, los 1.200 kilómetros de distancia por recorrer no le supusieron ningún inconveniente a este aficionado que comenzó en el mundo de las motos en el año 1963, con una Torrot de 49 centímetros cúbicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Y las motos tomaron Lalín