José Manuel Calderón: «Ivanovic me hizo llegar a casa y llorar»

El base, que jugó al más alto nivel en la ACB, la NBA y la selección, repasa vivencias de su carrera


Pertenece a la camada de los júniores de oro del baloncesto español, aunque no pudo disputar el Mundial júnior de Lisboa 1999 por una lesión. Es uno de los ganadores silenciosos de la mejor generación de la historia. Colgó las botas hace algo más de un año y ahora trabaja para el sindicato de la NBA. Todo lo que ha conquistado, que es mucho, se lo ha ganado a pulso.

-¿Si propongo la frase de Caldereta a Mr. Cátering como resumen de su carrera, le vale?

-Sí, me vale, porque me han llamado de muchas maneras: Calderón, José Manuel, Calde, Caldereta...

-Hasta que el genial Andrés Montes dio con Mr. Cátering.

-Exactamente. Tuve la oportunidad de compartir con él el Europeo de 2009 en televisión. Fue muy interesante. Le daba vueltas a la idea de camarero, pero no acababa de gustarle, hasta que salió lo de Mr. Cátering.

-Casi 900 partidos en la NBA, una mejora continua en sus porcentajes de tres y en el reparto de asistencias... ¿Es la fuerza del trabajo?

-Sí, creo que esa es la clave. No hay realmente otro secreto que trabajar, entrenar. Es lo que les digo a mis hijos y a todos los jugadores que quieran dedicarse a esto. Cuanto más practiques un triple más posibilidades tendrás de anotarlo. Y así con todo.

-Al poco de colgar las botas el Obradoiro le ofreció hacer el camino de Santiago. ¿Qué poso le ha dejado la experiencia?

-Ha sido muchísimo mejor de lo esperado. Es de esas cosas que siempre quieres hacer y no encuentras tiempo. Pero esta vez era la oportunidad de ir con mis amigos, con mi equipo de toda la vida. Y dije: para delante. Una vez allí, fue alucinante. Disfruté muchísimo, no solo por la experiencia del Camino y lo que cuesta el llegar, por estar con mi equipo, sino por cómo me recibió el Obra, por su gente. Ese cariño quedará para siempre.

-Me dicen que llegó en forma, que algún acompañante ocasional tuvo que pedir un taxi.

-(Risas). Bueno, me encontré muy bien. Y creo que quedó la broma de que no volverían a invitar a nadie que no llevase al menos cuatro o cinco años retirado.

-Ganó medallas olímpicas, se le escapó una liga que estaba atada, con el Tau, la de la canasta de Herreros ¿Experiencias así quedan dando vueltas en la cabeza?

-Sinceramente, no. El deporte te da y te quita, ganas y pierdes con un tiro en el último segundo... Duele cuando pierdes, pero hay que tomar cuenta de que no hay que darle demasiadas vueltas. Otras veces la suerte cae de tu lado. Eso es lo bonito. Es lo que te hace seguir trabajando.

-¿Rafa Nadal pasaba tanto tiempo con la selección en Pekín como se ha dicho?

-Nos juntábamos mucho. Rafa y también David Ferrer venían con nosotros. Nuestro ambiente siempre ha sido increíble. Cartas, charlas, música... Y los Juegos Olímpicos son una oportunidad única de convivencia de todos los deportistas durante la competición.

-¿Qué entrenadores le han marcado más?

-Siempre digo lo mismo. He aprendido de todos.

-¿Dusko Ivanovic es tan fiero como se pinta?

-Dusko tiene dos partes. La que se ve de fuera, súper metido, agresivo, exigente... Pero al acabar el entrenamiento es un tío normal. Tengo muy buena relación con él. Y eso que me hizo llegar casa y llorar. No sé qué estoy haciendo mal, le decía a mi mujer. Luego ves que quiere lo mejor, que no es nada personal. Me hizo madurar. Tener un entrenador así con 20-22 años... Le estoy muy agradecido.

-¿Cuál sería su cinco de rivales de la NBA que más le han impactado?

-Saldrían muchos cincos, y sin incluir a los españoles. Pero empezaría por Nash, que siempre fue mi espejo, Wade, Lebron James, Vince Carter y Nowitzki.

-¿Y en la ACB?

-Bennet, que estaba en Vitoria cuando llegué, Navarro, Carlos Jiménez, Felipe Reyes y Garbajosa.

-¿Veremos algún día franquicias europeas en la NBA?

-¿Por qué no? Ahora es el peor momento, por lo que está pasando. Quizás todo esto de la pandemia lo haya enfriado un poco. En el futuro, ¿por qué no? A día de hoy, complicado.

-¿El enfoque de la pandemia es parecido aquí y en Estados Unidos?

-Creo que sí, al final es muy parecido en todos los lados. Gente más responsable y más irresponsable, gente de acuerdo con lo que se hace y gente que no... Lo importante es ser responsable uno mismo. Ver esa parte primero. Se ha politizado todo demasiado aquí y allí, se critica porque sí. Lo primero es cumplir todos con las normas. Es momento de avanzar unidos, no de criticar, tanto aquí como allí, hasta que llegue la vacuna.

En corto

Igual que en el baloncesto siempre sabía leer el juego, con las preguntas se adapta a cualquier formato.

-¿Automóvil automático o de cambio manual?

-Automático. Cuando tienes automático ya es difícil cambiar.

-Hamburguesa o chuletón.

-Chuletón.

-¿Le gusta leer?

-Sí.

-¿Una recomendación?

-Tengo entre manos el libro de Obama y me está gustando mucho. Uno que me encantó es Los pilares de la tierra.

-¿Una comida?

-Un combinado con gazpacho, tortilla de patatas y jamón de Extremadura.

-Complete las frases. No soporto...

-...Que me mientan. Soy un tío muy honesto. Me gusta que, para bien o para mal, me digan las cosas como son.

-Me emociono con...

-...Con casi todo lo que hacen mis hijos, lo que hacemos en familia.

-Pau Gasol es...

-...El mejor jugador que hemos tenido en nuestro país y muy buen tío, buen amigo buena persona.

-Donald Trump es...

-...Esta es complicada. Un político cuya ideología no comparto. No me da mucha confianza y no me gusta como ha tratado a la gente.

-Joe Biden es...

-...No lo conozco demasiado. Esperemos que socialmente puedan mejorar las cosas.

-¿Un chiste corto para el punto y final?

-Un chiste corto... Soy malísimo en eso.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
4 votos
Comentarios

José Manuel Calderón: «Ivanovic me hizo llegar a casa y llorar»