Fútbol a puerta cerrada hasta el 2021

Ignacio Tylko COLPISA

DEPORTES

Mike EgertonPA Wire

Los clubes asumen una alarmante reducción de ingresos por abonos, venta de entradas y productos oficiales hasta ese año

23 abr 2020 . Actualizado a las 18:49 h.

Hasta el fútbol, tan grande que se tiende a considerar inalterable, casi un mundo aparte, vivirá un antes y un después de la pandemia del nuevo coronavirus que golpea al mundo, con especial incidencia en España. Incluso en el caso más optimista de que se pueda salvar la actual temporada con partidos cada tres días a partir de finales de mayo o principios de junio, extremo que en última instancia dependerá del Gobierno, los clubes profesionales asumen que los choques se tendrán que jugar a puerta cerrada en lo que queda de año.

La presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano, ha dejado claro en diversas apariciones públicas en las últimas horas que los acontecimientos deportivos se jugarán sin público, inevitablemente, «durante bastantes meses». Por si quedaba alguna duda, el máximo dirigente de LaLiga, Javier Tebas, ha aclarado a sus afiliados que hasta el 2021 no se recuperará la normalidad. Se lo ha dicho resignado, dejando entrever que el Pacto de Viana sellado con la Administración y Luis Rubiales, presidente de la Federación Española, estaba ya cocinado y no tenía vuelta atrás.

Tebas se reunió telemáticamente el martes con los clubes de Primera y Segunda División para detallarles el contenido de ese acuerdo alcanzado en la sede del ministerio de Asuntos Exteriores. El dirigente de LaLiga, organismo que doblará del 1 al 2% el porcentaje de los derechos televisivos que destinará al fútbol base, fue muy franco y advirtió a los dirigentes que les va a tocar apretarse el cinturón. La reducción de sus ingresos será considerable a corto y medio plazo. Hace ya un mes, los clubes estimaban que dejarían de ingresar 129,5 millones (117 de ellos en Primera y 12,5 en Segunda) en concepto de abonos y entradas debido al parón de la competición. Solo eran una pequeña parte de las pérdidas totales de este curso, que podrían alcanzar los 956 millones si no se reanuda la temporada y que serían de 350 millones si, como todo apunta ahora, se hace sin público, con duelos fantasma.