Letal agujero económico: el cierre del Everest por el coronavirus destruye el turismo en Nepal

Samar Prasain KATMANDÚ

DEPORTES

NARENDRA SHRESTHA

En uno de los países más pobres del mundo, con ingresos per cápita de menos de 1.000 euros, el sector generó en el 2018 unos 2.000 millones en ingresos y más de un millón de empleos. Todo eso se acabó por ahora.

17 mar 2020 . Actualizado a las 10:02 h.

Bhai Krishna Khadka, un guía turístico nepalí, ha quedado sin trabajo en plena temporada alta en Nepal, que va de marzo a mayo, con el anuncio del Gobierno de suspender la emisión de visados para frenar el coronavirus, poniendo fin así a todas las expediciones al Everest.

Con la medida, que dejará a Khadka sin unos ingresos de 5.000 dólares, Nepal trata de frenar un posible brote de coronavirus en el país del Himalaya que, aunque oficialmente solo ha registrado un caso, cuenta con China e Italia, las naciones más afectadas por la pandemia, como su primera y tercera fuente de turistas.

La decisión del Ejecutivo también ha afectado al plusmarquista Kami Rita Sherpa, de 50 años, que en 2020 había planeado romper su propio récord escalando el Everest por vigésima quinta vez.

«Puedo escalar el Everest durante la próxima temporada de otoño, pero es doloroso que miles de guías de escalada, porteadores, guías de excursión y otros trabajadores en la región se hayan quedado sin trabajo», lamentó.

La sequía de turistas golpeará especialmente a los porteadores, que se ganan la vida cargando los equipos de los excursionistas y los montañeros.

«Con estos ingresos, envían también a sus hijos a las escuelas», remarcó a Efe Sherpa, que cree que en los próximos meses se verán obligados a solicitar préstamos para mantener a sus familias.

Pese a la baja incidencia del coronavirus en Nepal, el gobierno decidió imponer la prohibición de viajar después de que la semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificara la propagación de la enfermedad de pandemia.

Esto ha provocado la ralentización de la economía de Nepal, uno de los países más pobres del mundo, con un índice de ingresos per cápita de 1.000 dólares, y una gran dependencia del turismo.