Exhibición del Madrid en la final de Copa

Liderado de nuevo por Campazzo y el acierto en el lanzamiento exterior, el equipo que prepara Pablo Laso también arrolla al Unicaja de Málaga para adjudicarse su 28º título.


MÁLAGA / COLPISA

Tenía mucha hambre de Copa el Real Madrid después de las dos últimas y polémicas finales perdidas ante el Barça y no dio ninguna opción al Unicaja para conquistar su vigésimo octavo trofeo en la competición y volver a distanciarse en el palmarés del eterno rival. Es la sexta Copa en nueve temporadas con Pablo Laso, que acumula ya 19 títulos en todas las competiciones al mando de este equipo poderoso y ambicioso.

Después de arrasar al Valencia en semifinales de Copa, liderado de nuevo por Facundo Campazzo (13 puntos, 13 asistencias y 29 de valoración) y por el tiro exterior (17 de 30 triples), con Jaycee Carroll como principal ejecutor del limitadísimo y cansado Unicaja, el Real Madrid también arrolló al equipo malagueño en una final totalmente desequilibrada. No hubo batalla en el Martín Carpena, donde el favorito, que en su séptima final consecutiva aspiraba a su quinta corona en el torneo del KO, dio otra exhibición y propinó una paliza de escándalo al Unicaja, con un partido perfecto del Real Madrid, la mayor diferencia de la historia de la Copa en la era ACB.

Contra un bloque imparable que juega tan bien al baloncesto y tiene un acierto tan letal desde la larga distancia (el 56%), el Unicaja, que afrontaba su tercera final en el torneo del KO en busca de su segunda corona y ya había cumplido con creces al espantar por primera vez en casa los fantasmas de cuartos y dar un paso más en semifinales, no fue rival para el Real Madrid. Con tres partidos consecutivos y frente a una máquina colectiva de tanto talento individual como la del temible y experto Real Madrid, que tuvo un día más de descanso, sorprender al rey de copas era más que una hazaña para el conjunto malagueño. Espíritu coral. Sorprender a este Real Madrid, sobrado de hombres y recursos y tan encendido cuando huele los títulos, era una utopía para el Unicaja. El conjunto de Luis Casimiro fue víctima de una defensa que impidió que los locales superaran los 28 puntos al descanso y de un ataque otra vez demoledor, con cuatro jugadores del Real Madrid con dobles dígitos y una valoración global (126), que casi dobló la del anfitrión.

El conjunto blanco, que afila el colmillo en los partidos decisivos, volvió a disfrutar y a mostrar el espíritu coral de las grandes citas. En esta ocasión, su contundencia fue enorme, con un genio en la dirección como Campazzo, cuya ausencia se notó muchísimo en el segundo cuarto, cuando el carácter y acierto de Darío Brizuela levantó al Unicaja. Ganaba el Madrid por 18-35 cuando se sentó el base argentino y se atascó el Madrid, con un 12-0 de parcial de los anfitriones, que se quedaron sin Jaime Fernández a los ocho minutos y medio y solo pudieron acercarse a nueve (26-35). Mientras el Madrid machacaba sin piedad desde fuera con una batería interminable (Carroll, Campazzo, Randolph, Rudy Fernández, Thompkins...), el Unicaja acertaba su primer triple al octavo intento, cuando ya perdía por 20-35 y el título ya estaba totalmente decidido. El campeón cerró el primer tiempo con 10 de 18 en triples (tres de Campazzo y dos de Carroll), mientras que el Unicaja, que tanto depende de ellos, acabó los primeros 20 minutos con 1 de 10, para finalizar el encuentro con un 20% de acierto (4 de 20), desarbolado por el huracán de juego y vendaval ofensivo del insaciable equipo de Pablo Laso. Aunque la Copa ya estaba recuperada, siguió pisando el acelerador el Madrid en el tercer cuarto, con otro festival anotador ya no tan dependiente desde la larga distancia, y llegó a alcanzar una diferencia de hasta 33. Así conquistó la Copa tres años después. A lo grande.

Unicaja Málaga. (13+15+14+26): Adams (7), Fernández (4), Toupane (2), Thompson (6) y Gerun (4) -cinco inicial-, Brizuela (22), Díaz (2), Waczynski (2), Ejim (4), Elegar (7), Guerrero (2) y Suárez (6). 

Real Madrid. (26+17+25+27): Campazzo (13), Carroll (20), Deck (6), Randolph (5) y Tavares (12) -cinco titular-, Causeur (5), Fernández (6), Reyes (-), Taylor (9) Llull (4), Thompkins (12) y Laprovittola (3).

Parciales e los cuartos: 13-26, 15-17, 14-25 y 26-27. El resultado en el descanso fue de 28-43.

Árbitros: José Antonio Martín Bertrán, Carlos Peruga y Fernando Calatrava. Sin eliminados

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Exhibición del Madrid en la final de Copa