El Bayern e Inglaterra para hacer olvidar el dinero chino

DEPORTES

ANDREAS GEBERT | reuters

El equipo de Múnich anuncia a bombo y platillo su intención de hacer grandes fichajes en invierno, un periodo en el que la Premier suele ser gran animadora

22 dic 2018 . Actualizado a las 19:46 h.

Es la ley del dinero. Que cambia de manos, pero siempre está. Ni se crea, ni se destruye, solo se busca nuevos bolsillos. Siempre hay un impulso. El año pasado el Barcelona llevaba las alforjas llenas. No dio tiempo en el verano a gastar la millonada que dejó Neymar. El club catalán, retratado en los despachos, se encontró con mucho dinero y con un gran problema. El adiós del brasileño era un golpe anímico y deportivo. Equipos con talento en el escaparate comenzaron a nadar en círculos, mostrando la aleta sobre las aguas del mercado. El mordisco veraniego lo dio el Borussia de Dortmund. Entrega exprés de Dembelé a cambio de 105 millones de euros. Merodeaba también el Liverpool, con Coutinho en las fauces. Mostraba el producto siguiendo la liturgia de todo buen vendedor. Un activo imprescindible, pero «¿cuánto llevas encima?». El Barcelona, tentado hasta el último momento, entendió que debía retirarse. Hasta que el invierno levantó esa fina capa de paciencia destapando el ansia. 120 millones.

En este mercado todo es consecuencia de ese ciclo. ¿Es casualidad que el Borussia de Dortmund y el Liverpool sean los líderes de sus respectivas ligas? No da la felicidad el dinero, pero si a la ingeniería financiera le añades un buen arquitecto futbolístico, impulsa proyectos.

Y sigue la rueda. El Bayern de Múnich, tercer clasificado actualmente en la Bundesliga y a la sombra de los dos Borussias, anuncia a bombo y platillo que se prepara para el gran desembolso. Ese que no llegó en verano. Nada mejor que un carrusel de caras nuevas para tapar un pobre inicio de curso.