Lugo se emociona con el pádel

Díaz y Galán se imponen en la final masculina de la cita del World Padel Tour, mientras que Marrero y Salazar alzan el trofeo entre las mujeres

.

LUGO / LA VOZ

El pádel ha calado en Lugo. Unas 10.000 personas, según datos de la Diputación provincial, disfrutaron de la décima edición del World Padel Tour que recaló esta semana y por primera vez en la ciudad de las murallas. Las duplas formadas por Mati Díaz y Alejandro Galán en categoría masculina y Marta Marrero y Alejandra Salazar en la femenina se impusieron en una final emocionante que se celebró ayer en el Pazo dos Deportes.

El abierto lucense reservaba sorpresas en la rama masculina, donde se terminaron imponiendo los terceros del ránking. Díaz y Galán superaron (6-0 y 6-4) a Lucho Capra y Ramiro Moyano, que perdonaron las opciones de rotura que dispusieron y se vieron condenados a la derrota en su primera final como pareja. Tras despachar a Franco Stpaczuk y Cristian Gutiérrez en semifinales, su segundo título de la temporada empezó a cocinarse con determinación, con una rotura en el primer juego.

Mucho más disputado que el primer set, el partido avanzó igualado en el segundo. Galán, Moyano y Díaz sacaron con éxito. En el 5-4 terminó la resistencia. Galán sirvió para ganar y no perdonó. Con 40-15, a Capra se le fue la bola y el torneo de Lugo se lo adjudicó la pareja formada por el argentino Mati Díaz y el español Alejandro Galán.

Las españolas Marta Marrero y Alejandra Salazar, también dupla número tres del circuito WPT, se llevaron ayer el Abierto femenino. Arrasaron en la competición tras un inicio triste por la muerte del padre de Salazar, a un día de arrancar su participación en el torneo y lo hicieron superando en la final a las gemelas Sánchez Alayeto, primeras en el ránking. En menos de una hora y media la final femenina estaba decidida, por 6-2 y 6-3.

Buscaban el segundo título del año la madrileña y la canaria y el quinto la pareja aragonesa, que se había impuesto en las tres anteriores pruebas del circuito y llevaba quince victorias consecutivas. Las hermanas defendieron el primer juego con solvencia, pero fue casi una excepción en un partido que avanzó con muchos errores no forzados de la mejor pareja del circuito.

Las gemelas no eran capaces de proponer su juego en la pista y Salazar y Marrero dieron rienda suelta a su mejor pádel, con seriedad y solidez, con la madrileña con mucha confianza con la derecha. Imponiéndose con contundencia en el primer set, nada cambió en el segundo, que resultó definitivo y que empezó con una rotura de Salazar y Marrero, mientras que las número uno seguían sin encontrar soluciones.

Ale, emocionada, dedicó el triunfo a su padre, Bernardo Salazar, historiador y periodista, que falleció el pasado martes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Lugo se emociona con el pádel