Bronca de taberna en un salón de té

DEPORTES

PAU BARRENA | AFP

Las constantes interrupciones y acciones violentas marcaron un clásico faltó de alicientes

07 may 2018 . Actualizado a las 23:18 h.

Estaba señalado un Barça-Real Madrid, pero finalmente se interpretó en el Camp Nou la simulación de un Girona-Getafe al que no acudieron los dos equipos más violentos de la Liga, sino quienes se ubican en el lado opuesto del escalafón. Posición de privilegio que ayudó a explicar el pseudoclásico de ayer. Una pelea tabernaria que contó con la complicidad del encargado de arbitrarla y un escenario excepcional. Casi 100.000 aficionados ávidos de festejar un doblete sin pasillo acabaron celebrando un empate tramposo que un buen número de jugadores concluyeran de prestado gracias a esa norma bien sabida por la que un zarpazo de Luis Suárez o un plantillazo de Casemiro tienen mejor acogida que un pisotón de Antunes o un empujón de Stuani. Solo así se explica que futbolistas como Bale o Piqué alcanzaran limpios de tarjetas el vestuario al concluir la primera mitad.

No hubo roja (ni amarilla siquiera) para el galés, que plantó sus tacos en el gemelo de Umtiti. Tampoco vio amonestación el central culé cuando aplaudió en la cara del colegiado la expulsión de Sergi Roberto. Al primo de la noche lo cazaron en un descarado guantazo a Marcelo sucedido después de que Suárez y Ramos se calentaran cuerpo a cuerpo, de que Alba midiera el cuello de Módric palmo a palmo y de que Messi desagraviara a su colega uruguayo plantando un pisotón al capitán del Real Madrid. El argentino, especialista en interpretar cada leve movimiento del cuero, no acertó sin embargo al medir la distancia entre el empeine del rival y el balón.

Como la primera parte de la trifulca acabó con once jugadores visitantes y solo diez locales en juego -las amarillas a esas alturas se repartían tres a dos-, en la segunda las dos acciones polémicas favorecieron al anfitrión. Hernández Hernández no apreció falta de Suárez a Varane en la acción del 2-1, ni penalti de Alba sobre Marcelo poco después.