Jorge Prado: «Ahora soy más duro»

El precoz lucense supera sus propias expectativas al pelearle el Mundial de MX2 al actual campeón

El piloto gallego Jorge Prado
El piloto gallego Jorge Prado

Jorge Prado (Lugo, 2001), piloto oficial de KTM en el Mundial de motocrós en su categoría MX2, es una de las promesas más firmes del deporte gallego de alto nivel. La competición no le arredra a este campeón del mundo de 65 cc y de Europa de 125 cc y eso es lo que transmite su voz en pleno mejor arranque de temporada de su incipiente trayectoria deportiva. Cuando se había planteado entrar entre los cinco primeros, con cinco fechas cumplidas ya le está disputando el campeonato al defensor del título, Pauls Jonass.

-¿Cómo se encuentra en estos momentos?

-Bien, acabo de llegar a casa, de manera que ahora toca recuperar y volver a preparar la siguiente carrera, en Rusia, el 1 de mayo.

-¿Entraba este inicio de temporada dentro de sus estimaciones?

-No sé si exactamente el puesto que ocupo, pero no me puedo quejar. Tuve unos problemillas en la primera carrera (Argentina), pero en el debut siempre pasa algo. Además, venía de haber empezado con la moto solo dos semanas antes tras la lesión de pretemporada [sufrió una fisura en el codo]. A partir de entonces, los resultados acompañaron y me pude subir al podio.

-¿Cree que esta dinámica se sostendrá a lo largo de la temporada?

-Vamos por el buen camino. Hay que estar muy concentrado para no cometer errores.

-¿Mejorar sus expectativas le condiciona el planteamiento de su futuro a medio plazo, con vistas al Mundial del MXGP?

-Ahora mismo me concentro en sumar puntos, ser constante y alcanzar el liderato del campeonato. Cada vez nos acercamos más.

-Pues parece que lo tiene a tiro de piedra.

-Ha estado muy lejos, después recorté y ahora está más cerca, pero el campeonato es muy largo.

-Una veintena de pruebas. ¿No se le hace largo?

-Es un poco pesado, sí. Es complicado mantener tanto tiempo la forma física, pero también la exigencia y la concentración a nivel mental. Ambos aspectos son complejos de manejar. Cuesta empujar mentalmente cada fin de semana y el físico lo nota. Por eso, intento afrontarlo todo del modo más relajado posible.

-El físico le pasó factura con aquellos desvanecimientos de la temporada pasada debidos al calor. ¿Teme que regresen?

-Para nada. Ya está superado. Fue el calor de esas dos carreras, nada serio. Pude continuar bien. Este año no habrá este problema.

-¿Cómo le ha cambiado mudarse a vivir a Italia para entrenarse al lado de Tony Cairoli?

-Pues yo creo que en realidad entrenarnos juntos es bueno para los dos. Él, con los años que lleva y con nueve mundiales en su palmarés, está en un punto de su vida en el que entrenarse le va pesando. Digamos que, en ese sentido, yo soy una motivación para él. Y, desde luego, Tony para mí supone una oportunidad increíble.

-¿En qué cree que ha mejorado hasta el momento?

-Pues física y mentalmente, sin duda. Ahora soy más duro que la temporada pasada. También he mejorado bastante en el set up de la moto con el equipo. No hubo muchos cambios, a decir verdad, pero han sido muy positivos.

-¿Y en qué cree que debe mejorar todavía?

-Pues en todo. Hay mucho margen de mejora. En todo, de verdad.

-¿Se siente seguido desde Galicia?

-Pues sí. Justo acabamos de competir en Portugal y bajó mucha gente no solo de Galicia en general, sino de Lugo en particular. Mucha gente que hacía tiempo que no veía, unos cinco o seis años, y que aproveché para saludar. Pero, sobre todo, fue muy motivador correr delante de la gente de tu ciudad.

«Me paso el día pensando en el motocrós»

El piloto lucense ha dado un salto de calidad sin precedentes a su carrera. Este cambio radical se ha traducido en unos excelentes resultados en los cinco grandes premios disputados hasta el momento. Por si fuera poco, su precocidad con aroma de récord histórico invita a ser optimista desde este mismo momento.

-Con este paso adelante, ¿ha cambiado su perspectiva del motocrós con respecto a la del niño que se subió por primera vez a una moto?

-No, porque desde un primer momento me exigí bastante, tanto en los entrenamientos como en las competiciones. La diferencia es que ahora me encuentro muy bien. Creo que será un año duro, pero me tomo esta temporada de una manera diferente. Me siento mejor con el equipo y vivo las carreras de un modo más relajado

-¿Pero sigue disfrutando en el día a día?

-El objetivo es siempre estar contento encima de la moto. Eso es muy importante. Si no te gusta lo que haces, es imposible lograr objetivo alguno. Y yo me divierto muchísimo con el motocrós.

-¿Cómo gestiona mentalmente las carrera, también en relación al peligro que puede correr en un deporte de riesgo como este?

-Lo importante es acudir lo más relajado posible. Pensar todo el día en el peligro que corres te quita energía. Yo intento pensar en los puntos en los que debo trabajar para mejorar. En eso me concentro.

-¿Pero no desconecta de ninguna manera para relajarse entre carreras?

-A decir verdad, me gusta tanto este deporte que no desconecto mucho. Me paso el día pensando en el motocrós. Por ejemplo, si llego a casa puede que me ponga une película, pero como prefiera jugar a algo, el juego seguro que será de motocrós. O me pongo a ver vídeos de este deporte...

Votación
4 votos
Comentarios

Jorge Prado: «Ahora soy más duro»