Tiger Woods, un cuerpo dañado, un «swing»más rítmico

Manuel Piñero

DEPORTES

Tiger Woods afronta su primer grande desde el 2015
Tiger Woods afronta su primer grande desde el 2015 SAM GREENWOOD

02 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Ya solo verle competir al nivel al que lo ha venido haciendo estas últimas semanas ha sacudido los cimientos del golf. Así que sería importantísimo que llegase con opciones a la última ronda del Masters este otro Tiger Woods. Porque es el mismo que revolucionó el juego y al mismo tiempo es otro, por los ajustes que ha realizado en su técnica de swing y por su actitud en el campo.

Describe Tiger un movimiento más rítmico, más compacto, más controlado. Prefiero este nuevo movimiento que el antiguo, más violento, con la espalda más arqueada. Ahora, para protegerse, tiene la columna más recta. De esta forma, dibuja un arco de swing, más amplio con menos esfuerzo, y consigue distancias similares. Ese movimiento diferente engaña, pero los resultados están ahí.

Además, Tiger ha cambiado. Se le ve más relajado por el campo, con una relación más cercana con sus compañeros. Ha cambiado su actitud en ese sentido, aunque su ambición de competidor por ganar permanezca intacta al mismo tiempo.