Maestros contra los elementos

Manuel Piñeiro

DEPORTES

SAM GREENWOOD | AFP

El viento azotará Augusta mañana, lo que prima a algunos jugadores y requiere calma y estrategia

05 abr 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando mañana comience el Masters (Movistar + Golf, 21.00), con lluvia y vientos de 50 kilómetros por hora, y rachas de casi 40 durante el viernes, Augusta premiará a los jugadores que se alíen con los elementos. Veinte años después de los cambios y rediseños que propició el primer triunfo de Tiger Woods, la pegada facilita las cosas, con tiros más sencillos a las pequeñas plataformas en las que colocan las banderas, pero el torneo sigue dando opciones a otro tipo de jugadores. Lo esencial, tener una estrategia según tu juego y el campo.

Táctica

Remolinos y elección del palo

Las condiciones difíciles premian a los jugadores con experiencia, que sepan mover la bola en ambas direcciones y le puedan dar un vuelo bajo. En esas circunstancias, Augusta se vuelve complicadísimo, porque se crean remolinos diferentes en distintas partes del recorrido y resulta muy complejo elegir el palo adecuado. En el tee puede soplar de una forma y en el green de otra. Hasta dificulta el putt, porque se corre el riesgo de que la bola termine en el agua. A mí me encantaba jugar en Escocia e Inglaterra con agua y viento, y a algunos jugadores también les gusta. Se trata de eso, de adaptarse.

Favoritos con aire

Johnson, McIlroy, Stenson y Rahm tienen recursos

Con agua y viento, apuntaría cuatro favoritos: Dustin Johnson, Rory McIlroy, Henrik Stenson y Jon Rahm. El jugador vasco tiene todos los recursos que se necesitan en Augusta y digamos que tiene a los veteranos algo asustados. Transmite muchísimo, cuenta con una enorme confianza en sí mismo y creo que marcará toda una época. Hay más jugadores que rinden pese a las condiciones difíciles: Phil Mickelson, nuestro Sergio García -probablemente más peligroso ahora que Rahm acapara tanta atención-... Ricky Fowler atraviesa una buena racha y Matsuyama también cuenta con una amplia experiencia en Estados Unidos y su éxito sería fantástico para el desarrollo del golf en todo el mundo.