Luka Modric, una lesión sin plazos

Javier Pombo

DEPORTES

03 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

En el día de ayer, el jugador del Real Madrid Luka Modric fue sometido a una artroscopia de su rodilla izquierda y, según explica el club blanco, le realizaron la «extracción de un fragmento condral rotuliano de origen postraumático». Esto, para que lo entienda todo el mundo, no es otra cosa que sacarle un trozo de cartílago que se desprendió por culpa de un golpe. Normalmente este tipo de lesión se produce porque anteriormente el paciente sufría previamente de una condromalacia rotuliana (degeneración del cartílago) y ese traumatismo lo que provoca es que se desprenda esa parte dañada. No sé si es el caso del jugador croata, pero es habitual en rodillas de deportistas de élite que llegan a los treinta años después de una gran exigencia.

Realizar esta intervención es como quitarle una astilla a una madera. Esta quedaría cóncava al quitarle ese trozo dañado pero, para evitar que se produzca esto que comentamos, en medicina realizamos lo que se denomina «regularización».

La recuperación no tiene porque ser de muchísimo tiempo. No es un ligamento cruzado ni otras dolencias que obligan a estar fuera casi un año. Pero es muy difícil estimar plazos de recuperación porque hay que ir viendo y controlando cómo se va regularizando y comportando día a día.

Y es que hay que tener una cosa clara. El cartílago dañado no se regenera. Lo único que se puede hacer es esto, regularizarlo.

Javier Pombo es traumatólogo y especialista en medicina deportiva. Ha colaborado con varios equipos en las tres últimas décadas