Un once que no llegó al seis

España fue un equipo vulnerable en la contención y huérfano de individualidades


Santiago / La Voz

España ganó del tirón dos eurocopas y en medio un mundial gracias a su fiabilidad defensiva, sobre todo en los cruces, en los que siempre mantuvo su portería imbatida. En el 2008 encajó tres goles, uno en cada partido de la fase de grupos. Y ganó los tres. En el Mundial de Sudáfrica, cayó por la mínima frente a Suiza, ganó 2-1 a Chile y ya no concedió más dianas. En el 2012 solo Italia le hizo un tanto, en el debut. En Francia, Croacia e Italia firmaron por partida doble. Y fueron mayoría los jugadores que rindieron por debajo de las expectativas. En líneas generales, se puede hablar de un once que no llegó al seis en la calificación.

DE GEA

Luces y sombras

 Fue el mejor ante Italia, pero no estuvo fino en el primer gol. No tapó bien el palo en el tanto de Perisic, contra Croacia, el que significó un punto de inflexión para la trayectoria del equipo en la Eurocopa. Son dos sombras negras en cuatro expedientes con más luces. En cualquier caso, es un guardameta que transmitió serenidad desde debajo de los palos.

JUANFRAN

Más voluntad que acierto

 Los dos goles de Croacia llegaron por su costado. En ataque fue más la voluntad y el empeño que el acierto, porque desbordó poco y apenas puso balones en el área. Muy discreto.

PIQUÉ

El mejor de la zaga

Sin aproximarse a su mejor nivel, fue el más destacado de la línea de cobertura. Y el que se incorporó con más peligro al ataque. Acreditó oficio y no se escondió en ningún momento.

SERGIO RAMOS

Desdibujado

 El central del Madrid pasó con más pena que gloria. No fue un central de jerarquía. Forzó innecesariamente en la falta que costó el primer gol ante Italia. Y Kalinic le ganó la posición en el que abrió el marcador frente a Croacia.

JORDI ALBA

Una sombra

 El lateral izquierdo del Barcelona estuvo irreconocible. Se ha labrado fama de jugador capaz de progresar y hacer daño con las galopadas por su costado. En Francia, apenas se prodigó y el equipo lo acusó.

BUSQUETS

Colocación y lentitud

 Es raro que falle en la colocación o que se enrede a la hora de dar salida al balón desde atrás. Por ahí estuvo bien, evitando complicaciones innecesarias. Pero pareció que llevaba plomo en las piernas. Jugó muy a cámara lenta y se le notó más cuando tenía que replegar.

INIESTA

La magia también se desgastó

 Fue el termómetro del equipo, siempre intentando buscar soluciones para desatascar el juego. Cuando el manchego saca el duende, todo fluye. Cuando le cuesta, todo se complica. En cualquier caso, no dejó de intentarlo y de ofrecerse. Y también es de los que no busca excusas cuando vienen mal dadas.

DAVID SILVA

Diluido

 Pasó por la Eurocopa sin dejar huella y el equipo lo notó en su juego de ataque, ya que es uno de los futbolistas más dotados para hacer daño entre líneas y con sus pases interiores, como se vio en el gol de Croacia. Pero, salvo en esa acción, apenas sacó brillo a su talento. Es tan buen pasador que a menudo se olvida de chutar.

CESC FÁBREGAS

Perdido en la indefinición

 El centrocampista del Chelsea no terminó de encontrar su sitio en la línea media. Ni fue un escudero al lado de Busquets por delante de la línea de cobertura, ni se ajustó al perfil de un diez ni le tocó ejercer esa función de falso nueve que tan bien desempeñó en la anterior Eurocopa.

NOLITO

De más a menos

 Le pasó lo que a la selección, que fue de más a menos. El céltico empezó como una brisa de aire renovado, pero la frescura se fue disipando. Ante Croacia e Italia tuvo poco peso en el juego.

MORATA

Batalla sin pausa

 Dejó el sello de un delantero que maneja una amplia gama de recursos, buen cabeceador, muy activo en los desmarques, laborioso en la presión, oportunista. Pero también dejó la sensación de un juego un tanto convulso, de que en ocasiones le cuesta medir e interpretar.

ADURIZ

El suplente con más minutos

 El más utilizado de los suplentes, con minutos ante Chequia, Croacia e Italia. En total, casi 85. Cumplió con su trabajo en el área.

BRUNO

A medio camino

 Es la impresión que queda, más por Del Bosque que por el centrocampista. Le dio minutos ante Turquía, con todo resuelto, y frente a Croacia, para mejorar la contención. Es como si el técnico lo quisiera incrustar en el once pero no acabase de tomar la decisión.

LUCAS VÁZQUEZ

Velocidad y energía

Jugó los últimos veinte minutos ante Italia y contagió la velocidad y la energía que le valieron para entrar en los planes de Zidane, en el Real Madrid, y de Del Bosque en la selección.

KOKE

Veinte minutos

 Disfrutó de veinte minutos ante Turquía y ayudó en el centro del campo.

THIAGO

Talento

 Ante Chequia fue el elegido para desenredar el juego de ataque.

PEDRO Y AZPILICUETA

Presencia testimonial

 Sin tiempo para entrar en juego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un once que no llegó al seis