Derbi con cuentas pendientes

El Real Madrid busca la remontada copera ante el Atlético


Madrid / Colpisa

La Copa del Rey, tirada por muchos clubes centrados en otros menesteres de mayor enjundia y muy criticada en general por mantener un sistema a doble partido que no se sostiene en un calendario sobrecargado, recupera toda su magia y esplendor con ocasión del duelo de vuelta de octavos de final que disputan esta noche (20 horas, Canal Plus 1) el Real Madrid y el Atlético en un Santiago Bernabéu que se llenará hasta la bandera. La eterna rivalidad entre los dos grandes clubes capitalinos, incrementada desde que con el Cholo Simeone los rojiblancos se despojaron de sus viejos complejos ante los merengues, y el sorprendente 2-0 de la ida para los colchoneros, convierten la cita en un duelo de obligado seguimiento.

Desde que sucumbieron en el Vicente Calderón ante un Atlético con ocho suplentes, los madridistas se sintieron heridos en su orgullo y se fijaron el reto de la remontada. Como en los viejos tiempos, desde Chamartín se apela al ADN del club, al espíritu del fallecido Juanito y al recurrente miedo escénico para presionar a un adversario que, según pregona su técnico, ya no le teme ni a la muerte. «Sé que mis jugadores juegan bien las finales porque son a morir, y los míos son valientes. Sabemos que somos peores que otros equipos por jugadores y asumimos que el día que pensemos que somos mejores, nos meten cuatro», explicó el técnico argentino en unas declaraciones emitidas por Canal Plus. El Real Madrid, vigente campeón, ha puesto en marcha su enorme maquinaria mediática para lanzarse a esa gran gesta no lograda en tiempos recientes. Decenas de carteles pegados en los aledaños del Bernabéu animan a la remontada, los jugadores locales se conjuran a través de las redes sociales y hasta el veterano Álvaro Arbeloa, baja por una pequeña lesión de rodilla, ha grabado un vídeo para la ocasión en los exteriores del estadio para exacerbar el sentimiento madridista.

Elogios antes de las patadas

Carlo Ancelotti, un señor en la previa con el Atlético, del que dijo que tiene el mejor sistema defensivo de Europa y es un adversario no deseado por cualquier gran club continental. El técnico italiano evitó presionar al colegiado valenciano Mateu Lahoz, famoso por dejar jugar más todavía que los trencillas de la Premier League, y trató de quitarles ansiedad a sus jugadores. Les pidió intensidad y agresividad bien entendida pero al mismo tiempo les exigió jugar sin prisas porque, como decían Juanito y el técnico serbio Vujadin Boskov, los partidos en el Bernabéu se les hacen muy largos a sus visitantes.

Sin reservas

Salvo Iker Casillas, Carletto alineará a su equipo de gala para superar una eliminatoria en la que al ganador le espera el Barcelona, salvo hecatombe en Elche de los azulgrana. Si en el Calderón descansó un fatigado Cristiano Ronaldo hasta los últimos minutos, y en la zaga Varane y Arbeloa entraron en lugar de Pepe y de Carvajal, esta vez no hay reservas. Habitualmente, marcar dos goles en casa es pan comido para jugadores como Isco, James, Kroos, Cristiano, Benzema y Bale, de quien su técnico niega que sea egoísta y asegura que se lleva de forma óptima con el reluciente Balón de Oro.

A unos y a otros les salen las cuentas. Los blancos recuerdan el 3-0 del curso pasado conseguido precisamente en Copa ante el Atlético y presumen de los 62 goles marcados en 18 jornadas de Liga, a una media de casi 3,5 tantos por partido.

Alineaciones probables:

Real Madrid: Keylor Navas, Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo, James, Kroos, Isco, Bale, Benzema y Cristiano.

Atlético: Oblak, Juanfran, Miranda, Godín, Jesús Gámez o Siqueira, Raúl García, Tiago, Mario o Gabi, Koke, Griezmann y Mandzukic.

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Derbi con cuentas pendientes