Una plantilla por explotar

Xurxo Fernández Fernández
xurxo fernández A CORUÑA / LA VOZ

DEPORTES

GONZALO BARRAL

La mayoría de los futbolistas del Deportivo han ofrecido un pobre rendimiento en lo que va de curso

26 dic 2014 . Actualizado a las 08:38 h.

El Dépor alcanzó el parón invernal en una posición delicada, tras 16 encuentros en los que solo unos pocos jugadores han rendido según lo esperado.

Portería

El momento de Fabricio

La gira portuguesa de pretemporada sirvió para comprobar que Fabricio le iba a poner muy difícil a Lux mantener su puesto de titular bajo palos. El argentino formó en el once durante los siete primeros encuentros ligueros y rindió a buen nivel en citas como la de Ipurúa. Sin embargo, sus flojas actuaciones ante el Real Madrid y el Celta, principalmente, acabaron por deparar el relevo en la meta blanquiazul. Víctor Fernández prefirió esperar hasta después de la visita al Pizjuán, donde Lux fue de los pocos que mantuvieron el tipo, para realizar la transición.

Fabricio no pudo tener mejor estreno, en la contundente victoria frente al Valencia. Después, resultó fundamental en duelos como el del Espanyol, el Córdoba (incluso paró un penalti) la Real Sociedad o el Elche. Ha sido el jugador más destacado del plantel coruñés antes del parón.

Centrales

Sidnei, la mejor noticia

Su cesión se cerró a última hora y hubo que esperar hasta la tercera jornada (en campo del Eibar) para verlo debutar como deportivista. Desde entonces, Sidnei no se ha perdido un minuto (lo hará contra el Athletic por acumulación de tarjetas) y ha ofrecido un gran rendimiento. Es contundente, rápido y tiene salida de balón. El fichaje que mejor ha rendido hasta la fecha.

A su lado se han alternado Lopo e Insua, que incluso han compartido zaga cuando el míster ha optado por colocar cinco atrás, con irregular resultado. El canterano tuvo que sacrificarse y jugar lesionado hasta que Sidnei se puso a punto y ofreció algunas grandes actuaciones como en la goleada al Valencia. Sin embargo, su nivel ha bajado este curso. El catalán también ha ofrecido un rendimiento muy irregular: ha tenido días muy flojos (el último, en El Madrigal) y otros más fructíferos, como contra el Elche.

La testimonial presencia de Diakité (ya desvinculado) ha completado los recursos de una zona, el centro de la zaga, que espabiló después del 4-1 en Sevilla. Cinco tantos encajados en los ocho partidos que separaron aquel desastre y el de Villarreal.

Laterales

La implicación de Luisinho

Si en la derecha Juanfran se ha impuesto con claridad en su duelo con Laure (Manuel Pablo ha ejercido poco de futbolista y mucho de enlace y Víctor ha ninguneado a Seoane), en la izquierda Canella no ha logrado discutirle el puesto a Luisinho. El futbolista cedido por el Sporting es el sexto jugador menos utilizado de la plantilla (después figuran dos lesionados, dos descartes del míster y Diakité). Mientras, el portugués ha demostrado su gran implicación con el equipo, manteniendo el nivel de la pasada campaña, y se ha ganado la renovación hasta junio del 2018.

Centrocampistas

La irrupción de Wilk

A partir de la jornada 2, Medunjanin se convirtió en pieza básica en el esquema de Víctor. De los pocos que mantuvo siempre su puesto de medio campo hacia delante. Brilló (como otros muchos) frente al Valencia y reapareció en ocasiones puntuales, pero le ha faltado continuidad en su papel de motor blanquiazul. Demasiado exigido en tareas defensivas, se ha quejado de la falta de ayuda para dar salida a la pelota. Tampoco ha ofrecido más soluciones Juan Domínguez, enfrascado en una negociación con el club por su continuidad. La tercera vía era la de José Rodríguez, pero el alicantino apenas ha tenido oportunidades en su puesto natural. La mejor aportación desde la medular blanquiazul ha llegado de Wilk, infatigable trabajador cuya irrupción (sí, contra los ché) ha estado muy vinculada a los mejores momentos del conjunto coruñés. Bergantiños, desaparecido tras el Pizjuán, volvió a gran nivel ante el Elche, pero volvió a diluirse en El Madrigal.