Para empezar, un extraño

España debuta esta tarde en el Mundial ante la desconocida Irán de Haddadi, excompañero de Gasol


Granada / Enviado especial

De repente, un extraño. Grosso modo, eso es lo que se encontrará hoy España (22 horas, Cuatro) cuando salte a la cancha del Palacio de Deportes de Granada para debutar en el Mundial. Enfrente se encontrará a la semidesconocida Irán, un combinado sin apenas referencias para el gran público pero que tiene cierta tradición en este tipo de competiciones pues es una de las potencias del modesto baloncesto asiático.

Lo poco que conocen los españoles sobre su rival de esta noche es un jugador cuyo paso por la NBA fue más anecdótico que otra cosa. Es Hamed Haddadi, un pívot de 2,18 que fue compañero de Marc Gasol en los Grizzlies durante varias temporadas. El exótico center apenas dejó muestras de su juego en la mejor liga del mundo, pero con Irán el asunto cambia lo suyo.

El año pasado, llevó a su selección al Campeonato de Asia tras promediar 19 puntos y 10 rebotes en el torneo. Es el referente indiscutible tanto en la escuadra nacional como con su equipo, el Mahram Tehran de la Superliga iraní, el mismo con el que ganó dos ligas el leonés Óscar Yebra, quien en el 2004 compartió vestuario con Gasol, Felipe y Navarro en los Juegos de Atenas.

Al igual que Haddadi, todos los jugadores de Irán disputan la liga de su país salvo Kardoust, que compite en Kuwait, lo que complica enormemente la preparación del partido al no disponer de demasiadas referencias sobre su juego.

Rudy Fernández, Felipe Reyes y Álex Abrines reconocieron ayer que apenas sabían nada de su rival más allá del que fuera pívot de los Grizzlies, si bien los tres se mostraron confiados en superar el escollo. Cualquier otro resultado que no sea una victoria contundente de España, sería una de las sorpresas mayúsculas de este Mundial.

Versatilidad

Así las cosas, Orenga no habló ayer de Haddadi en la rueda de prensa previa al partido de hoy, sino que descolocó un poco a la concurrencia al analizar someramente el juego de Samad Nikkhah, un interior muy móvil que es la otra referencia en ataque del conjunto iraní. El seleccionador español explicó en este sentido que el combinado asiático cuenta con varios jugadores que pueden alternar la posición de tres y cuatro, una versatilidad siempre incómoda en los partidos de debut.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Para empezar, un extraño