España acaba el Mundial con dos bronces y una docena de barcos finalistas

Efe

DEPORTES

El K-4 1.000 español sufrió una rotura de timón en la última jornada mientras peleaba por la medalla cerca de meta

11 ago 2014 . Actualizado a las 11:16 h.

El Mundial de Piragüismo 2014 ha concluido este domingo en Moscú con el bagaje de dos bronces logrados por Marcus Cooper en K-1 500 y Saúl Craviotto en K-1 200 metros para España, que ha tenido doce embarcaciones finalistas, entre ellas el K-4 1.000 que ha sufrido la rotura de timón cuando buscaba medalla cerca de meta.

Un total de 80 países han tomado parte en el XLI Campeonato del Mundo de aguas tranquilas, celebrado en las remodeladas instalaciones del campo de regatas olímpico en Moscú'80, que ha cosechado los elogios unánimes de los participantes por ofrecer un equipamiento excepcional y único en el mundo.

La cita mundialista ha dejado mayor igualdad competitiva, la espectacular mejora de algunas naciones, la irrupción en la categoría sénior de nuevas figuras como el brasileño Isaquias Queiroz, y la ausencia por retirada de leyendas como el noruego Eirik Veras Larsen y el británico Tim Brabants, así como el descenso de rendimiento de la potente Alemania.