Dos formas de llenar un vacío

Las propuestas para suceder al Ourense llegan de Oira y las gradas de O Couto

La Copa Federación ganada al Guadalajara en O Couto fue el último éxito de un histórico en causa de disolución.
La Copa Federación ganada al Guadalajara en O Couto fue el último éxito de un histórico en causa de disolución.

ourense / la voz

Distintas, que no excluyentes. Lo cierto es que la vacante que dejará el Club Deportivo Ourense cuando se confirme el final de su larga trayectoria será difícil de paliar. Y ya no solo por las gestas que se acumulan en la memoria de muchos habitantes de la ciudad, sino también por el recuerdo reciente de una ilusión reverdecida en las vetustas instalaciones de O Couto, desde el regreso a la Segunda B, asemejado a la salida de un túnel, o incluso una Copa Federación que llevaba a los rojillos de regreso a los titulares de ámbito nacional.

 

Unión Deportiva Ourense

La iniciativa de socios y simpatizantes del CD Ourense fue la primera en hacerse pública, aunque la encrucijada entre aferrarse a cualquier vía de salvación del histórico rojillo o ponerse manos a la obra para darle continuidad en un nuevo club marcó cierta incertidumbre en sus primeros pasos.

Se trata de una lucha contrarreloj en muchos aspectos e incluso una aventura sin un plan concreto en alguna parcela, pero sus impulsores sí tienen una idea clara la apuesta por el balompié popular y por la oposición al fútbol negocio. Aunque en unos días, la asamblea constituyente de la entidad puede marcar alguna diferencia, el modelo será similar al que importaron de Inglaterra o Italia para ciudades como Murcia, Palencia o incluso para el nuevo Unionistas de Salamanca, que se ha ido fraguando a lo largo de todo el año.

En principio, la gestión de la Unión Deportiva se basa en que será gobernada por todos sus socios, de forma democrática y sin la opción de que uno solo pueda adquirir mayor poder en el control de la entidad. Por eso en la última convocatoria de la Plataforma SOS CD Ourense, embrión del nuevo equipo, se perfilaron premisas como las de realizar dos asambleas anuales e incluso articular instrumentos para favorecer otras reuniones extraordinarias, siempre que se tomaran acuerdos cruciales para el futuro de la nueva agrupación.

Otro denominador valioso de la nueva formación será la representatividad que ostenta de la masa social del todavía moribundo cuadro ourensanista, si bien en este caso, aún deberá pasar el examen de la cantidad de compromisarios que logre reunir en una primera temporada en la que parece abocado a partir de la última categoría provincial. Si sale airosa de esos primeros pasos, la Unión tendrá un futuro sólido, pero los inicios no serán nada fáciles y el invierno puede ser demasiado duro.

Ourense Club de Fútbol SAD

El nuevo apelativo del Ponte Ourense SAD pone a la entidad de Oira en el disparadero para volver a pensar en metas mayores y para cargar con una representatividad más evidente en el panorama del deporte ourensano.

Frente al proyecto de la Unión Deportiva, el equipo que nació con vocación de barrio en A Ponte tiene una dimensión más abierta, con la estructura de una sociedad anónima deportiva y con un tejido que va desde directivos con gran experiencia en el mundo del fútbol a técnicos jóvenes y cualificados en su organigrama.

Con un colchón de más de 300 niños y niñas en categorías inferiores como aval para el futuro, también dispone del poso de una trayectoria que incluyó toda una década en la Tercera División, durante la cual incluso promocionó tres veces para acceder a la Segunda B.

El tema de la base es uno de los puntos clave del legado del Club Deportivo Ourense y, aunque Oira ya es uno de los polos de la ciudad en cuanto al fútbol de cantera, está por ver si puede salir fortalecido en esa estructura al situarse en una posición de máxima representatividad en la capital ourensana.

La utilización del campo de O Couto es otro punto a tener en cuenta y el nuevo Ourense Club de Fútbol incluso podría llegar este mismo año al recinto, aunque el acuerdo de la Xunta de Galicia -propietaria de la instalación- con el Club Deportivo todavía sigue vigente. Y es que resulta lógico pensar que la administración autonómica querrá que el campo sea utilizado. Otro cantar será lo que decida la jueza de lo Mercantil, ya que entre otras cosas, su antiguo inquilino arrastra muchas deudas relativas al mantenimiento e intendencia de la propia infraestructura deportiva.

análisis proyectos de futuro para el fútbol de la capital ourensana

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Dos formas de llenar un vacío