Las resurrecciones del Lugo

Miguel Álvarez LUGO / LA VOZ

DEPORTES

Pablo Sánchez festeja el gol que le marcó al Jaén en el Ángel Carro en la tercera jornada.
Pablo Sánchez festeja el gol que le marcó al Jaén en el Ángel Carro en la tercera jornada. Óscar Cela

Pablo Sánchez, procedente del Cádiz, presente en todos los partidos

05 nov 2013 . Actualizado a las 15:13 h.

Durante las últimas temporadas, el Lugo se ha convertido en especialista de dinamizar las carreras de algunos de sus futbolistas. Tal fue el caso, en su momento, de hombres como Azkorra o Isma López. En esta campaña, Pablo Sánchez va camino de recoger el testigo de los dos futbolistas formados en el Athletic de Bilbao. Después de cuajar el curso pasado en el Cádiz, en Segunda B, se incorporó en verano a la escuadra del Ángel Carro. Ha participado en los doce encuentros de Liga disputados hasta la fecha (en diez ocasiones como titular y en otras dos saliendo desde el banco). Acumula 870 minutos y tres goles en la competición doméstica.

Diego Garrido, central del Lugo que consiguió el ascenso hace dos campañas, conoce bien a Pablo Sánchez. Coincidió con él en el Cádiz y nunca dudó de que encajaría a las mil maravillas en el conjunto rojiblanco. «Vale para Quique -Setién-, porque puede actuar en las tres posiciones por detrás del punta. Es muy asociativo y le gusta participar, no es un jeta», comenta el defensa.

Pablo Sánchez bajó la pasada temporada un escalón para vestirse la camiseta del Ramón de Carranza. Lo hizo después de competir durante varias temporadas en Segunda con Recreativo y Las Palmas. Pero la aventura en la categoría de bronce no fue demasiado exitosa. «El equipo no fue bien, pero se le notaba que tenía mucha calidad, que es mejor de lo que demostró en Cádiz. Pero hay que tener en cuenta que fue un año tormentoso», apunta Garrido.