La NBA recupera su mejor final

Los Lakers de Kobe y Gasol, que buscará su segundo título, eliminan a Phoenix y se enfrentarán a los Celtics


redacción/la voz.

Otra vez. La final soñada. Una actuación espectacular de Kobe Bryant en Phoenix la madrugada del domingo rubricó al duelo más esperado del baloncesto mundial, un Barça-Madrid a escala mundial. A partir del próximo miércoles, la duodécima lucha por el anillo de la NBA entre los Lakers y los Celtics. El compañero de Pau Gasol, que buscará su segundo anillo, anotó 37 puntos y decidió el partido en los momentos más delicados. La victoria (103-111) lanzó a los Lakers a su 31 final de la NBA; la vigésima para los Celtics.

Nadie ha ganado tantos títulos como ellos (17 Boston y 15 Lakers), ningún otro duelo es capaz de despertar tanta atención mediática ni evocar tanta mística. Ya no es necesario apelar a la década de los ochenta del siglo pasado, a los encendidos duelos entre Magic Johnson y Larry Bird, la época en la que para los aficionados españoles la NBA dejó de ser un cuchicheo para entendidos. Los Lakers y los Celtics tienen alguna cuenta reciente que resolver. De hecho, son los dos últimos campeones. Para felicidad de David Stern, en el 2008, uno y otro se reencontraron después de cuatro lustros. Ganó Boston, que dejó en su rival una profunda herida (4-2); fue la primera final de un Pau Gasol que acababa de aterrizar en Los Ángeles y que comprobó en carne propia lo que suponía perder en Boston. Al español todavía le resuena en sus oídos el «Beat L. A.» (golpea a Los Ángeles), el viejo grito de guerra que se popularizó durante la década de los sesenta en el Boston Garden, cuando los Celtics privaron a los Lakers de seis títulos.

No hubo revancha el año pasado. Pau Gasol conquistó su primer anillo, pero enfrente estaban los Orlando Magic. Esta temporada, nadie contaba con unos Celtics aparentemente envejecidos para luchar por el título. Finalizaron en la cuarta posición de la Conferencia Este; en primera ronda, ganaron a los Heat de Miami (4-1), en la segunda sumieron a LeBron James en una duda existencial que parece alejarle definitivamente de los Cavaliers de Cleveland; y en la final del Este, los Celtics arrasaron a los Magic de Orlando (4-2). Una sorpresa en toda la regla.

Más previsible ha sido el camino de los Lakers. Pese a su errático final de fase regular, el triunfo en la Conferencia Oeste para un equipo que se transforma en los play off estaba cantado: Oklahoma Thunders (4-4-2), Utah Jazz (4-0) y Phoenix Suns (4-2) han sido sus víctimas. Sin demasiados apuros, con Kobe Bryant brillante (29,4 puntos de promedio) y siempre con Pau Gasol como fiel escudero (20 puntos y 11 rebotes por encuentro).

La revancha

«Veremos cuánto hemos madurado», dijo Bryant en relación con el enfrentamiento ante los Celtics. «Ellos cumplieron ese reto extremadamente bien hace dos años y ahora es nuestra oportunidad para exponer lo que hemos crecido».

Los Lakers tienen un camino de espinas para continuar en el trono. Los Celtics los aventajan en anillos de campeón (17 por 15) y también los han superado en nueve finales, incluida la del 2008. Los californianos solamente suman dos triunfos en su cuenta ante sus grandes rivales: 1985 y 1987.

«Tengo amnesia», dijo sobre la final perdida en 2008 el técnico del equipo de California, Phil Jackson, el único entrenador que tiene un anillo de campeón (4 con los Lakers y 6 con los Bulls de Chicago) para cada uno de sus diez dedos. «Algunos de los chicos recuerdan cómo se sintieron. No hay nada peor que perder una final», rememoró Jackson.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La NBA recupera su mejor final