Camacho enseña al Barça a sufrir


El Barcelona, a ritmo de récord de puntos y victorias consecutivas a domicilio, impuso la lógica al ganar al colista Osasuna bajo la niebla del estadio Reyno de Navarra, aunque tras una primera parte de placer sufrió en la segunda, en la que los locales remontaron un gol de Eto'o. El líder supo reaccionar con goles de Xavi y Messi.

El técnico local, José Antonio Camacho, opuso ante el Barcelona un centro del campo con tres pivotes, Puñal, el húngaro Krizstian Vadocz y el iraní Javad Nekounam, quien adelantó su posición habitual a la media punta, pero se perdió en esa zona sin impedir la movilidad del balón a cargo del equipo azulgrana.

El partido, en su primera parte, fue un auténtico monólogo del equipo de Pep Guardiola, quien optó de inicio por Keita y Henry en lugar de Touré e Iniesta. El Barcelona agarró y no soltó el balón (tuvo un 68% de posesión en la primera mitad), se movió la mayor parte del tiempo en las proximidades del área local y el gol fue cuestión, precisamente de tiempo.

Osasuna, asustado ante el rival en el primer acto, quedó a merced del conjunto catalán y su única llegada fue un remate del uruguayo Walter Pandiani, a centro de Juanfran, que paró sin problemas Valdés en el minuto 40.

El Barcelona creó dos clarísimas ocasiones en los primeros 12 minutos. Messi, en acción individual y tras irse de los dos centrales rojillos, estrelló el balón en el poste, mientras que el francés Henry obligó a Roberto a sacar un peligroso remate.

El equipo barcelonés siguió jugando a su antojo e impuso la lógica en el último minuto del primer tiempo. Messi recibió un balón y regateó a dos contrarios hasta cedérselo a Eto'o en la frontal del área, donde el camerunés enganchó un certero disparo para batir a Roberto.

Osasuna, con todo perdido, salió con otra actitud en el segundo periodo, de tal modo que llegó a voltear el marcador con dos goles en el transcurso de 9 minutos.

Tanto de Pandiani

Los rojillos igualaron en un saque de esquina botado por Portillo y cabeceado a gol en el segundo palo por Miguel Flaño y Pandiani obró la remontada local con un remate dentro del área tras pase de Juanfran.

Sin embargo, el conjunto azulgrana supo salir de entre las cuerdas con una remontada por medio de Xavi y Messi. El primero, que jugó su partido 300 en Liga, aprovechó un centro de Alves dentro del área y el argentino decidió el partido al rentabilizar una pérdida del iraní Masoud Shojaei, con un zurdazo desde fuera del área ante el que nada pudo hacer Roberto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Camacho enseña al Barça a sufrir