Mestalla se convierte en talismán para la selección

FÚTBOL / CLASIFICACIÓN PARA EL MUNDIAL


VALENCIA

La victoria por 4-0 conseguida por España ante Austria ha servido, además de prácticamente clasificar al equipo para el Mundial de 2002, para que el combinado nacional mantenga su idilio con el estadio de Mestalla, un escenario casi siempre propicio para el equipo nacional.Casi en la misma proporción en la que el estadio valenciano es sinónimo de éxito para la selección española, lo es en sentido negativo para la de Austria, que ha vivido auténticas pesadillas en el coliseo valencianista con tres goleadas en otras tantas visitas a Mestalla.La victoria ante el equipo austríaco ha supuesto que la selección española esté virtualmente clasificada, que no matemáticamente, para el Mundial de Corea del Sur y Japón. Este logro tuvo, de nuevo, por escenario el estadio del Valencia, en el que la selección de José Antonio Camacho ya vivió, hace dos años, una de las mayores goleadas del combinado nacional al imponerse, al rival del sábado, por 9-0.Se da la circunstancia que sólo cuatro de los jugadores que fueron titulares en el partido disputado el 27 de marzo de 1999, clasificatorio para la Eurocopa de 2000, lo fueron el sábado. Cañizares, Hierro, Valerón y Raúl pudieron repetir, mientras que Mendieta, que debutó en aquel partido al reemplazar a Valerón, volvió a entrar en el partido en la segunda parte.Además, el partido supuso el tercer España-Austria en Mestalla. Antes del partido de hace dos años, ambos equipos se enfrentaron 1959 en un partido amistoso en el que se impuso España por un contundente 6-3.En los tres partidos que Austria ha disputado en Mestalla, ha encajado 19 goles, lo que supone una media de 6,3 goles recibidos por partido, mientras que sólo ha sido capaz de meter los tres del encuentro amistoso de 1959.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Mestalla se convierte en talismán para la selección