Albert Boadella: «Soy muy guerrero y me crezco con el castigo»

Miguel Lorenci MADRID / COLPISA

CULTURA

Los actores María Rey-Joly (Callas) y Antonio Comas (Onassis), con Boadella, durante los ensayos del montaje sobre María Callas
Los actores María Rey-Joly (Callas) y Antonio Comas (Onassis), con Boadella, durante los ensayos del montaje sobre María Callas Fernando Alvarado | efe

El actor y dramaturgo explora en su libro «El duque» la relación entre nobleza y farándula y estrena «Diva», un montaje sobre María Callas

25 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La enriquecedora relación entre un noble y un juglar articula El duque (Espasa), el nuevo libro de Albert Boadella (Barcelona, 77 años). Actor y dramaturgo, azote de políticos y mitos como Jordi Pujol o Salvador Dalí, Boadella se crece en el castigo y espera morir con las botas puestas. Fundó Els Joglars con 19 años y dirigió la compañía hasta el 2012. En la bodeguilla de Felipe González conoció en los 80 al duque de Segorbe, Ignacio de Medina [presidente de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, de la que depende el pazo de Oca, en A Estrada]. Amigos desde entonces, relata su relación en el libro y estrena Diva, su aproximación a una crepuscular María Callas.

-¿Extraña la amistad entre un aristócrata y uno de la farándula?

-No. Son amistades de siglos. No olvidemos que el mundo de los nobles tuvo mucho que ver con el de los comediantes. Príncipes y duques fueron nuestros mecenas en otra época. Los ministerios de Cultura han sustituido a esta relación tradicional por algo más frío y administrativo. El libro es sobre un amigo, una persona inteligente de gran valor artístico que ha restaurado obras extraordinarias y creado cosas formidables en el mundo de los monumentos y los hoteles. Es una relación de artista a artista.

-¿Qué le ha enseñado el trato con el duque de Segorbe?

-Me ha mostrado formas del camino de la belleza que yo desconocía. Es un gran conocedor del mundo antiguo y de su presencia en el nuestro. Aspectos de su propia vida que para mí han sido muy didácticos y pedagógicos. Algo le habré enseñado yo. Hay influencias mutuas. Él diseña jardines de forma extraordinaria. Los más bellos de España, como el del pazo de Oca, renovado tal cual era en la antigüedad.