Las últimas horas de John Lennon en Nueva York

Helen Cook NUEVA YORK / EFE

CULTURA

Lennon y Ono en Nueva York, durante una escena del documental «Lennon NYC» de la serie «American Masters»
Lennon y Ono en Nueva York, durante una escena del documental «Lennon NYC» de la serie «American Masters»

Alan Weiss, el periodista que vio morir al músico tras ser tiroteado, revive la fatídica noche, de la que este martes 8 de diciembre se cumplen 40 años

08 dic 2020 . Actualizado a las 10:12 h.

Este 8 de diciembre se cumplen 40 años de la muerte de John Lennon. De poco sirve que su asesino, Mark David Chapman, haya pedido al fin perdón al tildar su crimen como «despreciable» durante una audiencia celebrada hace varios meses y en la que se rechazó su undécima petición de libertad condicional.

«Yo estaba tumbado en la camilla, y detrás de mí se abre una puerta y aparece un hombre gritando: ‘‘¡Tenemos una herida de bala! ¡Una herida de bala en el pecho!’’». Así comienza Alan Weiss a contar cómo se convirtió en el primer periodista en informar de la muerte de Lennon después de que un accidente lo llevara al mismo hospital al que fue trasladado el músico cuando fue abatido a tiros.

Ante esta efeméride, a Weiss, que en 1980 trabajaba en Nueva York en un canal de noticias, le vuelven a asaltar los recuerdos de aquella fatídica noche en la que Lennon recibió el impacto de cuatro balas a las puertas del edificio de apartamentos de Manhattan en que vivía.

El periodista Alan Weiss en 1980 cuando trabajaba en Nueva York en el departamento de producción del canal de noticias local ABC7
El periodista Alan Weiss en 1980 cuando trabajaba en Nueva York en el departamento de producción del canal de noticias local ABC7 Álbum Alan Weiss | EFE

«Era una noche muy fría, yo conducía mi moto a través de Central Park, cuando me golpeó un taxi y salí volando por encima del manillar», dice sobre el incidente que le llevó a ser testigo del fallecimiento del miembro más popular de los Beatles.

El reportero acabó en el Roosevelt Hospital, en el Upper West de la Gran Manzana, esperando en el pasillo a que los médicos evaluaran si tenía alguna lesión grave tras haberse golpeado la cabeza. Fue entonces cuando dos policías entraron entre gritos en urgencias transportando a un hombre malherido. Segundos después escuchó la estupefacción de otros dos agentes: «¿Puedes creerlo? John Lennon», afirmaron.

Sorprendido por que pudiera ser tal célebre personaje, a quien además admiraba, Weiss quiso confirmarlo, pero los policías se negaron a contestarle. Confinado en su camilla, intentó que un celador llamara por teléfono a su canal, ABC7, para alertar del tiroteo, pero fue interceptado por un guardia de seguridad, que le aseguró una y otra vez que no se trataba de Lennon.

La mentira, sin embargo, quedó al descubierto cuando Weiss vio entrar por las puertas del hospital a una devastada señora asiática vestida con un abrigo de visón. «Lloraba histérica en el brazo de un policía. He sido fan de los Beatles toda mi vida, y sabía quién era Yoko Ono».

Por fin accedió a una línea telefónica. Al hablar con sus colegas, le dicen que oyeron algo sobre un tiroteo ante el edificio Dakota, apartamentos de lujo en que vivían Lennon y Ono, con lo que fueron corroborando la noticia.