Dima Slobodeniouk: «Galicia no tiene aditivos»

CULTURA

MARCOS MÍGUEZ

El director de la Sinfónica de Galicia, que inicia hoy la temporada, pilota aviones cuando deja la batuta y dice asegura que le encanta cocinar

02 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Después de dirigir uno de los últimos ensayos de la novena de Mahler, Dima Slobodeniouk (Moscú, 1975), me concede media hora en su nuevo camerino del Coliseum de A Coruña, donde ha sido construido un nuevo escenario para poder escuchar con distancia de seguridad a la Sinfónica de Galicia. Atentos a la reflexión final sobre la vida.

-Empieza una temporada difícil.

-Sí, será difícil, pero es la vida. Si pensamos en otras orquestas, vamos muy bien. En Europa hay solo tres o cuatro orquestas que puedan tocar hoy con su plantilla normal.

-¿Y eso?

-Por el espacio. Nosotros hemos conseguido un espacio enorme aquí [han cambiado el Palacio de la Ópera por el Coliseum] y han construido un escenario para nosotros en el que podemos estar 85 músicos o más con la distancia necesaria.

-¿Contento con la acústica?

-Sí, mucho. Ahora tenemos algo por encima de la orquesta y eso es muy importante para el sonido, que es más compacto. Ha sido una sorpresa muy positiva.

-Usted dirige otra orquesta en Finlandia. ¿Dónde tiene su residencia?

-Aquí, en Oleiros. Hace ya seis años.

-Desde luego no podían ser dos sitios más diferentes.

-No, ja, ja. Estamos muy bien aquí. Tenemos dos hijos de 8 y un año y medio.

-El mayor seguro que ya toca.

-El piano y la guitarra eléctrica.

-Le ha salido rockero.

-Sí, nada de clásica. Bueno, toca algo de Bach en el piano.

-¿Le llama la atención la afición que hay en Galicia y en A Coruña en particular por la música clásica?