Ellos también fueron borrados de la peli

CULTURA

Como Kevin Spacey, pero sin ninguna culpa, actores como Harrison Ford, Uma Thurman o Ashley Judd nunca llegaron a aparecer en cintas que habían rodado

11 nov 2017 . Actualizado a las 09:53 h.

Un escándalo de abusos sexuales como el que está haciendo tambalear la carrera de Kevin Spacey puede ser motivo suficiente para borrar de un plumazo al actor de una película, como ha hecho Ridley Scott en Todo el dinero del mundo, que se estrena el 22 de diciembre con Christopher Plummer como sustituto del hasta ahora aclamado Frank Underwood, pero la historia del cine ha tenido unos cuantos motivos más para hacer desaparecer a un intérprete de la película que había rodado. Motivos todos ellos inocentes -al menos más que las imputaciones a Spacey- y algunos mucho más imperiosos que los que han movido a Ridley Scott. Exceso de metraje, problemas de agenda, aportaciones innecesarias de los personajes o la razón definitiva -la muerte- han impuesto cambios en los planes iniciales de las producciones, en ocasiones cuando los actores borrados estaban ya en los títulos de crédito. Estas son algunas casos y algunas razones:

Harrison Ford y «E. T.», un cameo con gancho, pero innecesario

Cuando Steven Spielberg rodó E. T., en el año 1981, Harrison Ford ya era una estrella, además del héroe de muchos niños que soñaban con ser Indiana Jones, como Henry Thomas, más conocido a partir de esta película como Elliott. Ford era además pareja de la guionista de la película Melissa Mathison, con la que después se casó, así que todo era propicio para que el popular actor tuviese una participación en la cinta -aunque fuese testimonial-, y así se grabó.

Aunque se le veía de espaldas y solo se oía su voz, el intérprete se puso en la piel de director de la escuela donde estudiaba Elliott, quien debía reprenderle después de la escena en la que el niño, borracho por el alcohol que E. T. se había bebido en casa, promueve la liberación de ranas en el laboratorio de ciencias y besa a su bella y altiva compañera de clase inspirado por John Wayne y Maureen O'Hara en El hombre tranquilo.

Henry Thomas cumplió su sueño de conocer personalmente a Ford, pero tras rodar completa la escena, Spielberg se dio cuenta de que era un tanto oscura, de que no aportaba demasiado y de que la presencia de Indi podía distraer más que ayudar a la historia, y decidió eliminarla. «Fue un día muy grande para mí», dijo después, y a pesar de todo, Henry Thomas. 

Uma Thurman en «Salvajes», el baile con Travolta que no pudo ser

La participación de Uma Thurman en Salvajes, de Oliver Stone, hizo que muchos fans de Pulp Fiction -incluida la propia MTV- abrigasen la esperanza de verla de nuevo junto a John Travolta, marcándose quizá un baile. Él fue fichado para interpretar a un agente de la DEA y ella para dar vida a la madre de la protagonista, interpretada por Blake Lively, que es raptada por un cártel de la droga mexicana. Las escenas se grabaron tal como estaba previsto, pero cuando Stone se puso a echar cuentas de los minutos de metraje se dio cuenta de que se había pasado y metió la tijera. La víctima fue Thurman, que se cayó de un cartel de estrellas en la que permanecieron, además de Travolta, Benicio del Toro y Salma Hayek. Los espectadores tuvieron finalmente 126 minutos de película, pero no llegaron a saber nada del pasado de la protagonista femenina.

Oliver Stone también fue el responsable de la desaparición de Asesinos natos de una jovencita Ashley Judd, que interpretaba a una de las víctimas de los criminales. Judd murió, por tanto, dos veces en aquella ocasión.

 Tyron Power se transformó en Yul Brynner en «Salomón y la reina de Saba»

La desaparición de Tyron Power en la película que rodó con Gina Lollobrigida a las órdenes de King Vidor fue la que tuvo un motivo de más peso. Todo el equipo estaba en Madrid grabando la película. El rodaje estaba muy avanzado, pero Power no pudo concluirlo. El 15 de noviembre de 1958 sufrió un infarto tras grabar una escena de duelo y murió con la ropa de rey Salomón, las botas, la estola y los brazaletes aún puestos. Tenía 44 años. 

El rodaje estuvo suspendido durante varias semanas y, finalmente, la productora renunció a recurrir a un doble para grabar los pocos planos en los que aparecía Power que quedaban pendientes y decidió grabar todas las escenas de nuevo con otro protagonista, el ruso Yul Brynner. Power, sin embargo, no fue borrado del todo. Vidor, a modo de homenaje, dejó algunos de los planos en los que aparecía de fondo el padre de la popular Romina.