Ana Mª González-Moro: «Almodóvar me pidió dos kimonos»

Loreto Silvoso
Loreto Silvoso A CORUÑA / LA VOZ

ELLAS

Ana Maria González-Moro, ante su colección de trajes en el Museo de Belas Artes de A Coruña
Ana Maria González-Moro, ante su colección de trajes en el Museo de Belas Artes de A Coruña VÍTOR MEJUTO

Una de sus sobrinas se casó en A Coruña con un traje que expuso en el Thyssen

08 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A lo largo de su vida, Ana María González-Moro Vela (Burgos, 1936) ha ido recopilando vestidos, trajes y complementos creados en el siglo pasado. Son más de trescientas piezas procedentes de herencias familiares, donaciones y regalos de su círculo de amistades, que se exponen en el Museo de Belas Artes de A Coruña. Es la primera vez que se exponen en conjunto.

-¿Cómo empezó su colección?

-Por mi abuela, que era muy guapa y tenía un arcón con las prendas de las que le daba pena deshacerse. Cuando iba a su casa, me lo ponía todo y disfrutaba.

-Era una mujer peculiar.

-Era una mujer que odiaba el luto. Cuando murió, quería que nadie se vistiese de negro.

-Así que ella fue el germen.

-Y una visita que hice al Museo del Traje de Madrid. Allí me dieron buenos consejos sobre cómo conservar las prendas. Cuando llegué a Tenerife, había una Feria del Anticuario y les propuse exponer algunos de mis trajes a beneficio del cáncer. Fue lo primero que hice. Tuvo tal éxito que me llamaban todos los años.

-Tiene más de mil piezas. ¿Cómo se hizo con tal cantidad?

-¡No se puede imaginar la cantidad de cosas que me regalan!

-¿Sin ánimo de lucro?

-Nunca he pagado ni comprado nada. Soy una madre de familia con diez hijos y no he tenido interés en eso. Además, yo no soy una coleccionista, siempre lo digo. Tengo una colección.

-¿Cuál tiene más valor?

-La pieza de más valor sentimental es el traje de novia de mi abuela. Con él se han casado ya dos sobrinas. El año pasado se casó, aquí en La Coruña, la hija de mi primo, el doctor Diego Vela, con un vestido que expuse en el museo Thyssen de Madrid.

-Creo que causó sensación.

-Me pidió ese traje y fue la alegría más grande que me pudo dar.