Adiós a Luis Caínzos Pita, el pescador centenario del Parrote

Armado con su caña y su gorra de marinero, acudía a diario a su cita con el mar


a coruña / lA voz

La estampa de pescadores que cada mañana acuden al Parrote a intentar que las xardas, xurelos y sargos piquen en sus anzuelos ya no será la misma. El viernes falleció a los cien años de edad Luis Caínzos Pita. El maño de la Ciudad Vieja, un mote que se ganó tras un tiempo viviendo en Zaragoza, no faltaba a su cita diaria con la pesca, primero en el dique de Abrigo y en los últimos tiempos al lado de la imagen de la Virgen del Carmen, en el Parrote.

Fue el décimo de trece hermanos de una familia de la calle San Francisco, pero tuvo que alejarse de A Coruña y cambiar el Atlántico por el Ebro cuando fue destinado a la capital de Aragón, donde se enamoró de una zaragozana, por su trabajo en las oficinas de Renfe.

Enamorado del mar, nunca fue capaz de separarse mucho de su lado. Por eso siempre acabó regresando a la ciudad que lo vio nacer.

De pesca en el Parrote a los 100 años

Pablo Portabales

Luis Caínzos Pita cumple hoy un siglo de vida y lo celebrará, entre otros, con su hijo Fernando, con el que este mismo viernes fue a pescar al Parrote, una de sus grandes aficiones

Es un hombre que da para muchos titulares. Es el último Caínzos de trece hermanos. Es el famoso pescador que lleva un siglo con la caña a cuestas, primero en el dique de Abrigo y ahora al lado de la imagen de la Virgen del Carmen, en el Parrote. Luis Caínzos Pita, el maño de la Ciudad Vieja, cumple hoy cien años. «En Zaragoza lo conocen como el Pita o el gallego, y aquí es el maño», comenta una de sus hijas. Luis, el décimo de trece hermanos, es el único que vive de esta familia de la calle San Francisco 17. Lo que pasa es que Luis se enamoró de una zaragozana y de ahí que su vida haya estado bañada por el Ebro y el Atlántico. «Soy galaicoaragonés», suele decir este hombre. Fernando, su hijo, que lo cuida todos los días, lo suele acompañar a pescar. Esta semana, a sus 99 años y 363 días (la foto es del viernes) Luis Caínzos no faltó a su cita con las xardas, xurelos, sarretas y, si hay suerte, los sargos. «Está fenomenal, y te cuenta la Guerra Civil entera», comenta Fernando con acento mañico. Hoy celebrarán el siglo de vida de este aficionado a la pesca que trabajó en Renfe y es querido en todos los lugares donde estuvo. Ahí lo tienen, de pesca.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Adiós a Luis Caínzos Pita, el pescador centenario del Parrote