Un cumpleaños en el pazo de Aián

A CORUÑA

Imagen de la fuente del pazo de Aián
Imagen de la fuente del pazo de Aián

Señoritas con mantón de Manila, confidencias al lado de una fuente, iluminación veneciana al anochecer... Como en esas películas en las que el pasado en blanco y negro se va cambiando a color, para devolverlo al presente, subimos el volumen y escuchamos las risas y la música de una de las fiestas que la burguesía gallega celebraba hace más de cien años en el pazo de Aián. La vida vuelve a la mansión adquirida por Marta Ortega.

17 feb 2022 . Actualizado a las 10:55 h.

Estamos en una tarde de domingo del mes de julio de 1904. Un magnífico día de verano en el que los señores de Torres Taboada (así los citará La Voz en su detallada crónica del día siguiente) obsequian «con una agradabilísima fiesta a los numerosos amigos que acudieron a su magnífico Pazo de Ayán (sic) para felicitar a la hija mayor del distinguido diputado, que celebraba su onomástica».

Entre los invitados, «mucha gente conocida», según da cuenta el periódico en una larguísima relación de condes y condesas, altos cargos de la Administración, señoritas casaderas y prósperos empresarios. Y una presencia que destaca por encima del resto, la de «la insigne escritora doña Emilia Pardo Bazán, a quien —apunta la nota de sociedad— preguntan todos la fecha en que ha de celebrarse el baile a beneficio de La Gallega que organiza». Es la estrella de la fiesta, una influencer pionera en la que todos ponen sus ojos.

Con la señora de la casa, explica el periódico, hace los honores su hermana, «admirablemente secundadas por sus bellas hijas». Entretanto, los invitados se reúnen «en el frondoso parque de la hermosa residencia de Sigrás y charlan amigablemente», continúa el almibarado relato periodístico. «Las señoritas lucen todas mantones de Manila que llevan con la gracia y con la soltura de las hijas de la tierra de María Santísima». Así va pasando el tiempo, quizás entre conversaciones más o menos frívolas, como el asfixiante calor que se sufre estos días en las grandes capitales europeas, o puede que entre comentarios acerca de la guerra entre Rusia y Japón.