Jacobo Fiaño, informático: «No estamos encerrados en un sótano, la comunicación en informática es fundamental»

m. carneiro A CORUÑA

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

Desarrolló una aplicación con médicos del Chuac para seleccionar a receptores de trasplantes de riñón que le valió el V Premio al Mejor TFG Aplicado de la facultad de Elviña

12 ene 2021 . Actualizado a las 08:45 h.

Sobre algo, no sabía qué, tenía que hacer el trabajo de fin de grado en la facultad de Informática de Elviña y después de darle una vuelta y no encontrar ese algo inspirador, decidió mirar la lista de temas propuesta por el centro y elegir uno. «Me pareció que podía ser útil», dice el joven coruñés. Al cabo de unos meses el ya ingeniero informático Jacobo Fiaño Salinas se hacía con el V Premio al Mejor TFG Aplicado de la facultad tras desarrollar una aplicación que ayuda a los médicos del Chuac a seleccionar al receptor más adecuado para un trasplante de riñón. La informática y la salud, una de las alianzas científicas más prometedoras y con más financiación en las convocatorias, se unieron en un proyecto que no llegó a ejecutarse en el hospital pero que sirvió a su autor para palpar la utilidad social de su profesión y, de paso, derribar algún que otro mito.

-Suele decirse que los informáticos somos personas introvertidas que no tenemos grandes aptitudes de comunicación, y ahora pienso que es un cliché completamente equivocado. No estamos encerrados en un sótano. Aquí a la hora de hacer software es fundamental la comunicación para entender muy bien qué necesita el cliente o el usuario para poder incorporarlo al sistema que vamos a diseñar. Para mí lo más importante de este trabajo fue poder hablar con los médicos, entender el problema y darle una solución.

-Salir al mundo, vaya.

-Sí, en la facultad te cuentan lo típico, la batalla de que hay que hablar con el cliente y todo eso, pero cuando te enfrentas realmente con los médicos, ese cara a cara fue súper interesante.