Arranca la liberación de Batería y Calvo Sotelo

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

CESAR QUIAN

Los trabajos previos para la demolición de los silos de Alu Ibérica han comenzado y el Puerto ha firmado acuerdos para trasladar a punta Langosteira las demás empresas que operan allí

08 nov 2020 . Actualizado a las 08:29 h.

Los muelles de Batería y Calvo Sotelo serán los primeros del puerto interior que quedarán libres de actividad portuaria y podrán ser reabiertos a los ciudadanos. La Autoridad Portuaria firmó este mes el último acuerdo, rubricado con Bunge, para el traslado de las empresas que trabajan en esas dársenas hasta el puerto exterior de punta Langosteira, donde en el futuro debe concentrarse la actividad. Es más, los trabajos sobre el terreno ya han comenzado. Ya se están desarrollando las labores previas para la demolición de los silos de la empresa Alu Ibérica, que serán los primeros en ser retirados. Esta es la situación de cada una de las instalaciones portuarias de esa zona y de los muelles en sí.

Batería y Calvo Sotelo

El primer paso. Desde hace años se sabe que las primeras dársenas en quedar libres serían las de Batería y Calvo Sotelo. Por su ubicación, muy cercana al casco histórico de la ciudad, el plan desarrollado por el urbanista Joan Busquets preveía que se destinasen a edificios institucionales y de servicios, de cierta carga simbólica para la urbe. El plan general vigente indica que las dos dársenas suman en total 88.393 metros cuadrados. De esa superficie, 54.533 metros son edificables, mientras que 22.200 metros son de litoral público.

Mareógrafo

Histórico. El pequeño edificio del mareógrafo, situado en el extremo del muelle Calvo Sotelo, es una de las pocas construcciones con cierto valor patrimonial en unas dársenas centradas en la actividad económica. Eso lo convierte en un probable superviviente del proceso de reurbanización de los muelles, que se desarrollará en los próximos años.