Repsol encara la recta final de las obras del nuevo pantalán de Langosteira

La base de hormigón de 520 metros de la estructura ya está instalada en el puerto


A Coruña / La Voz

Una de las tres obras necesarias para el traslado parcial de Repsol desde San Diego hasta el puerto exterior entra estos días en su recta final. Se trata de la construcción del pantalán que utilizará la petrolera en Langosteira para cargar y descargar allí crudo y combustibles.

Faltan todavía por acometer las reformas necesarias en la refinería para enganchar el nuevo poliducto y, sobre todo, llevar este último desde el puerto exterior hasta las instalaciones de la empresa.

En Langosteira ya se pueden ver los grandes bloques de hormigón -los más grandes de 750 metros cuadrados de superficie y con una altura equivalente a un edificio de diez plantas- que conforman la base de la nueva estructura.

En los últimos meses la multinacional preparó el pantalán disponiendo en el fondo marino 415.000 metros cúbicos de piedra extraída de un talud del propio puerto exterior. Sobre esa escollera ubicó después los 19 cajones de hormigón armado que servirán de base al pantalán. Además, también se ha hecho la conexión por tierra del nuevo muelle con la galería de graneles líquidos del dique.

Repsol contrató la obra a Sacyr por 25,4 millones de euros. Según lo comprometido en el contrato, la obra civil estará finalizada antes de que acabe este año. En los últimos días los cajones de hormigón fueron llevados a su posicionamiento definitivo y se está finalizando su relleno con áridos para apoyarlos, en el fondo, sobre la escollera.

Sobre esos bloques, que funcionarán como grandes pilares, se instalará ahora la placa de hormigón que unirá unos con otros y configurará el pantalán. En total, la nueva infraestructura alcanzará los 520 metros de longitud en una zona con calados de entre 30 y 35 metros, que permitirán el atraque de petroleros de hasta 200.000 toneladas.

Cuando finalicen las obras se equipará el pantalán con los correspondientes brazos de descarga de crudo, sistemas de atraque y pasarelas.

El traslado de Repsol a Langosteira permitirá sacar de la ría los tráficos de petróleo, dejando en San Diego solo los productos refinados.

El poliducto, a la espera de que se aclare el futuro de un petroglifo

El poliducto que unirá Langosteira con la refinería es la obra más costosa de las previstas, estimadas en unos 80 millones de euros. Repsol invertirá en su traslado un total desde San Diego al puerto exterior 126 millones.

El poliducto cuenta ya con casi todos los permisos. Arteixo le dio ya la licencia en su territorio tras pagar la empresa los casi 900.000 euros del impuesto correspondiente. Solo falta el permiso municipal de A Coruña, pendiente de lo que resuelva Patrimonio sobre un petroglifo localizado el pasado abril en el trazado. En los próximos días la multinacional enviará a la Xunta informes sobre esa pieza y será la Xunta la que decida si se mantiene o se varía el trazado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Repsol encara la recta final de las obras del nuevo pantalán de Langosteira