Que el teléfono móvil te acompañe

De verdad compensa atesorar un vídeo casero en el móvil mientras nos perdemos el momento real? ¿Nos hemos acostumbrado tanto a la pantallita que lo que no vemos a través de ella no existe?


Confieso que no siempre soy capaz de cumplir con la norma de no estar pendiente del teléfono móvil si estoy a otras cosas. Pequeños ejercicios como no dejarlo nunca encima de la mesa a la hora de las comidas compartidas, o evitar revisar el correo antes de dormir se van convirtiendo en rutinas... aunque la campaña electoral no ayuda y el bombardeo constante de mensajes de los que estar pendientes va a hacer que estas dos próximas semanas a los del gremio se nos convierta el móvil en una tercer mano, un tercer ojo, un segundo cerebro y sabe dios qué más casi las 24 horas del día.

Por esa sobreexposición, a veces tan irritante, a la que estamos sometidos los que trabajamos en los medios, me resulta cada vez menos comprensible que alguien viva pegado a la pequeñísima pantalla en momentos que a mí me parecen de desconexión total. El pasado domingo, la Film Symphony Orchestra ofreció en el Palacio de la Ópera el segundo de los conciertos de su gira, dedicada este año a John Williams. Con las bandas sonoras de Indiana Jones, La guerra de las galaxias o Harry Potter, no extraña que a pesar de ser domingo y terminar tarde, haya mucho cativo entre el público. En el descanso, los niños aprovechan para estirar las piernas, comentar la jugada, comprar chuches o esperar sentados a que llegue su música preferida. A los nostálgicos que pasamos de los 40 ya nos ha subido una bola de emoción desde las tripas a la garganta con los maravillosos acordes de la banda sonora de ET o de Encuentros en la tercera fase. Pero lo mejor de los descansos es echar un vistazo a quien te rodea... o no. Porque este domingo si algo llamaba la atención era descubrir que, salpicados por todo el auditorio, buena parte del público se dedicaba a consultar el móvil. Sin distinción de edad o de género, allí estaba medio patio de butacas teléfono en mano, mirando Facebook, el WhatsApp o el Marca. Siento la indiscreción, no se miran las pantallas ajenas, pero cada vez son más grandes y estábamos todos demasiado cerca. Me dirán que en ese rato muerto cada uno hace lo que quiera, y solo faltaría. Pero una se sigue sorprendiendo cuando mira a su alrededor y ve a medio mundo concentrado en su pantalla. Y mucho más cuando suena el fin de fiesta y con los arcos de la sección de cuerda convertidos en espadas láser, la pareja de al lado, dos vecinos más de fila, y tres o cuatro en las butacas de delante, solo en mi zona, desenfundan sus móviles y empiezan a grabar. ¿De verdad compensa atesorar un vídeo casero en el móvil mientras nos perdemos el momento real? ¿Nos hemos acostumbrado tanto a la pantallita que lo que no vemos a través de ella no existe? Los que no empuñábamos el móvil también estábamos allí, de verdad. Aunque no podamos demostrarlo.

Por CrÓNICAS coruñesas

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Que el teléfono móvil te acompañe