El PSOE ya le marca la agenda a la Marea

El gobierno local solo salió a defender sus cambios en el catálogo de edificios protegidos después de que lo hiciesen los socialistas


La Voz

La Marea Atlántica salió ayer, a rebufo de los socialistas, a defender su reforma del catálogo de edificios protegidos de las críticas del PP. La candidata popular, Beatriz Mato, denunció el lunes «arbitrariedad» en esos cambios, ya que su partido considera que parte de los inmuebles no cumplen los requisitos, y anunció que el PP presentaría alegaciones y asesoraría a los vecinos que piensen plantearlas. 

El gobierno local ha defendido la reforma del catálogo como una estrategia clave para proteger el patrimonio de la ciudad. El trámite del expediente ya había comenzado en noviembre del 2016, pero el documento no llegó a pleno hasta dos años después, en noviembre del 2018, cuando fue aprobado por Marea, PSOE y BNG. El PP se abstuvo. La lentitud de los trámites provocó quejas de la oposición. Los socialistas por ejemplo acusaron de «falta de diligencia», al edil de Rexeneración Urbana, Xiao Varela.

Desde noviembre, la reforma apenas ha dado pasos adelante, a la espera de que finalice el 4 de febrero el plazo para presentar alegaciones. 

Pero la reforma se puso en el centro de la actividad política desde el lunes, cuando los populares anunciaron que las presentarían e hicieron públicas sus críticas del documento. Según sus estimaciones, la reforma afectará a unas 1.600 viviendas, ubicadas en 250 edificios de 13 barrios. Los propietarios verán limitada en distinto grado su capacidad de hacer reformas y mejoras en los inmuebles. Unas 167 viviendas, según las estimaciones del PP, estarán bajo protección estructural, que solo permite hacer obras de restauración en casos «excepcionales» por peligro para los viandantes y prohíbe expresamente el vaciado inmueble. Otras 662 quedarán bajo protección ambiental, que obliga a mantener las fachadas y exige autorización para todas las ampliaciones. El resto contarán con protección arqueológica, que afecta los volúmenes de las fachadas y limita la posibilidad de construir sótanos.

Ante esos datos, Mato calificó la reforma de «atentado» al patrimonio de los ciudadanos. Destacó que en muchos casos no se ha justificado la necesidad de proteger los inmuebles.

Pese a su defensa inicial del proceso, el gobierno local no contestó a las críticas del PP. Tuvieron que pasar más de 24 horas hasta que hubiese una reacción. Pero partió del grupo socialista.

El PSOE mostró su «preocupación» por la «actitud» del PP ante el Patrimonio, y defendió que el catálogo vuelva a incluir inmuebles que fueron «eliminados sin criterio alguno» en el plan general del 2013, como el edificio de la Citroën en la avenida de Oza o el antiguo inmueble de la Farmacia Castro de Cuatro Caminos.

La postura de los socialistas se anunció mediante un comunicado a la prensa, que se hizo público a las 15.45 horas. La Marea Atlántica movió ficha casi cuatro horas después, mediante una publicación en la web del partido, en la que se acusó al PP de «mentir», ya que según dice la mayoría de los edificios de viviendas recibirían un grado de protección que sí permite las reformas interiores, y en el que se recordaba que parte de los inmuebles se protegen a instancias del servicio de Patrimonio de la Xunta. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El PSOE ya le marca la agenda a la Marea