Eliminan el tapiado que impedía entrar a los vencejos en el edificio del Obelisco

Los animales, que anidaban en el inmueble desde hace más de treinta años, entran y salen con total libertad

.

A Coruña

La colonia de vencejos comunes y pálidos que desde hace más de treinta años anidaba en un edificio de la zona del Obelisco ha recuperado su sitio. Y lo han hecho gracias a la retirada de los obstáculos que impedían la entrada y salida de estos animales a sus zonas de anidamiento habitual.

Desde esta mañana se pueden ver ejemplares volando por la inmediaciones del inmueble ubicado en la Rúa Nueva 2, en la esquina con la calle Real, que entran y salen con total libertad y facilidad para reconstruir los nidos en los que incubarán sus huevos, hasta que en agosto abandonen tierras coruñesas para iniciar su viaje migratorio de más de 10.000 kilómetros.

En los últimos días, ornitólogos y aficionados a las aves observaron como a los pies del edificio habían aparecido ejemplares muertos que perdían la vida en su intento de acceder a la zona de cría a través de las ranuras abiertas en en la fachada y que habrían sido tapiadas durante su migración a latitudes africanas.

Ante tal situación, la Xunta abrió un expediente a la comunidad de propietarios del edificio e investiga el tapiado de las ranuras de la fachada, una actuación que podría entrañar una infracción grave, de acuerdo con la Ley del Patrimonio Natural y Biodiversidad, sancionada con una multa mínima de 3.000 euros y máxima de 200.000.

El vencejo está incluido en el Listado de Especies Silvestres de Protección Especial, del que deriva «la prohibición de cualquier afección o molestia a sus lugares de reproducción o reposo».

El edificio investigado por daños a vencejos se expone a multas de hasta 200.000 euros

m. carneiro
.

La SEO afirma que, si se confirma la infracción, el caso coruñés puede servir de precedente para actuaciones futuras

El expediente abierto por la Xunta contra la comunidad de propietarios de Rúa Nueva 2 por tapiar la entrada al lugar donde anida y cría una de las escasas colonias de vencejo pálido y común de Galicia ha despertado el interés de ornitólogos y sociedades de conservación del patrimonio natural por el precedente sancionador que pudiera crear en caso de que la infracción se confirme.

«Sería un buen ejemplo para actuaciones similares que se producen en otras comunidades», señaló Beatriz Sánchez, responsable de Biodiversidad Urbana de la Sociedad Española de Ornitología (SEO). La rehabilitación de edificios antiguos es una de las grandes amenazas de esta especie migratoria protegida que incuba los huevos y cría a sus polluelos en ranuras de las fachadas, a las que regresa cada año entre abril y mayo tras un viaje de 10.000 kilómetros sin posarse desde el África subsahariana donde pasa el invierno.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

Eliminan el tapiado que impedía entrar a los vencejos en el edificio del Obelisco